Cae el jefe de la red de narcos desarticulada la semana pasada

Operación Tritón. Fue arrestado en Toledo y está acusado de distribuir la droga por varias provincias. Material. La Guardia Civil le ha intervenido 38 vehículos y se ha incautado de armas y otros efectos
E. S. C.

La Guardia Civil ha asestado un duro golpe a una de las vías más importantes de entrada de droga en Salamanca. Los agentes del Equipo contra la Delincuencia Organizada han detenido a R.G. A., de 42 años, considerado como cabecilla de la banda que fue desarticulada la semana pasada tras una espectacular redada en los barrios de Tejares, Chamberí y Los Alambres, y que se saldó con cuatro detenidos y 6,8 kilos de cocaína y 500 gramos de heroína incautados.

El arresto del líder de banda, a quien se le atribuye la distribución de la droga por varias comunidades autónomas, se ha producido en Ajofrín (Toledo) dentro de la Operación Tritón, cuya primera fase se desarrolló en la capital salmantina.

Tras el registro de tres inmuebles situados en el municipio manchego, los agentes intervinieron 38 vehículos vinculados al detenido y obtuvieron documentos y otros efectos que están siendo estudiados por los investigadores. El cabecilla de la red de narcotráfico está acusado de los presuntos delitos de tráfico de drogas y asociación ilícita y a su detención pueden sumarse otras, pues la operación que dirige el Juzgado de Instrucción número Uno de Salamanca continúa abierta.

De momento, se encuentran en prisión tres de los cuatro detenidos en la redada efectuada el pasado 27 de julio en Salamanca. La cuarta arrestada fue puesta en libertad por el juez al ser madre de un menor de edad. La organización “había copado el tráfico de drogas en Salamanca”, según apuntó el subdelegado del Gobierno, Jesús Málaga, el día después de su desarticulación. El capitán de la Guardia Civil, Antonio Balas, resaltó entonces que la peculiaridad de esta organización es que se encontraba en una posición “por debajo de las anteriores desarticuladas”. Las extremas medidas de seguridad que mantenían en su actividad ilícita dilataron la investigación policial, que se inició hace tres meses ante los indicios que mostraban un incremento del grupo. La organización, radicada sobre todo en los barrios de Tejares y Chamberí, tenía capacidad de proveer de droga, cocaína y heroína a las principales localidades salmantinas.