Caducadas la gestión del Multiusos y un contrato de señalización de 900.000 euros al año

 (Foto: I. C.)

El nuevo equipo de Gobierno, obligado a afrontar de manera inmediata la gestión del Multiusos y la concesión de la señalización, dos contratos cuantiosos que han superado su vigencia.

El nuevo equipo de Gobierno ha empezado la legislatura tomándose las cosas con calma, pero hay cuestiones que son urgentes y que tendrá que afrontar en breve. Se trata de dos importantes contratos que están caducados y que hay que renovar de manera inmediata si no se quiere mantener por mucho tiempo la gestión de manera provisional cuando ya no están vigentes.

 

Se trata de la gestión del Multiusos Sánchez Paraíso y del contrato de la señalización de tráfico de la capital. Ambos corren prisa porque han superado su período de vigencia. El último ha sido el del pabellón multiusos, que acumula ocho meses de gestión provisional sin que el equipo de Gobierno tenga listo un nuevo pliego de licitación.

 

La gestión se concedió de manera provisional hace ocho meses a Enjoy Wellness, empresa que en UTE con Clequali se ha hecho cargo del contrato de gestión de las piscinas municipales; paga un canon de 1.100 euros/mes. Aquella decisión se tomó después de romper el contrato con la anterior concesionaria del Multiusos a raíz de los incumplimientos y de las noticias sobre el mal estado, el deterioro y el deficiente servicio que se daba.

 

La gestión se adjudicó el día 31 de octubre, con ocho días para firmar el contrato, por un plazo de cinco meses, prorrogable de manera excepcional mes a mes por un máximo de tres más. Así que este principio de julio ha caducado. En su día el pliego de condiciones recogía que se concedería por el tiempo estrictamente necesario para licitar un nuevo contrato, pero ha agotado todos los plazos previstos mientras el equipo de Gobierno no ha dado señales en ninguna comisión, ni anterior ni posterior a las elecciones y el cambio de corporación, de tener preparado el nuevo concurso.

 

El Multiusos es una de las instalaciones deportivas emblemáticas de Salamanca y engloba también la gestión del campo de fútbol Vicente del Bosque. Construído para la Capitalidad Cultural de 2002, desde entonces su gestión se puso en manos del sector privado y así podría seguir. En todo caso, hay que diseñar un nuevo pliego de condiciones, empezando por el pago de un canon acorde, y abrir la licitación. En los últimos tiempos, su uso fundamental ha sido lúdico (ha albergado conciertos) más que deportivo, aunque también incluye gimansios y zonas acuáticas. No sería de extrañar que la empresa que se hace cargo actualmente siga gestionando la instalación.

 

El otro caso urgente es el del contrato de señalización de tráfico para la ciudad. Esta fue una de las primeras concesiones de servicios con las que se hizo Aceinsa en Salamanca, pero ya está caducada y hay que renovarla. Se firmó el contrato el 11 de mayo de 2011 por un período de dos años y una prórroga año a año por un máximo de dos. Así que lleva cerca de dos meses caducado.

 

Se trata de un contrato importante, de cerca de 900.000 euros anuales. En su día no se especificaron condiciones especiales de solvencia o capacidad para adjudicarlo, pero después el Ayuntamiento ha ido incorporando a sus nuevos contratos cláusulas para primar a las empresas que hayan contratado con el consistorio anteriormente o con experiencia y cuantía de contratos en esta materia.