Cada vez más dudas sobre el AVE a Salamanca

 
El ministro de Fomento no ha sido capaz en ninguna de las visitas a la provincia salmantina y a Castilla y León de poner fechas a la llegada de la alta velocidad a Salamanca. Ayer, el presidente del Gobierno presentó, junto a las principales constructoras del país, un ambicioso plan para adjudicar 17.000 millones de euros en el segundo semestre del año y a lo largo de 2011 con el objetivo de impulsar las infraestructuras, sobre todo las ferroviarias, y generar empleo en un sector especialmente castigado. Nada que objetar si no fuera porque los proyectos beneficiarios de plan serán aquellos que estén en “avanzado estado de tramitación”, según apuntó José Blanco, sin especificar absolutamente nada más sobre los corredores elegidos para esta importante inyección presupuestaria. Por este motivo, las dudas para los intereses de esta provincia se mantienen intactas porque es casi imposible saber si la conexión con Medina del Campo se encuentra en un proceso de tramitación razonable para formar parte de este plan revisado. Lo único que nos queda a estas alturas es exigir celeridad en la redacción del proyecto, que llegue lo antes posible al Ministerio y que sea incluido de forma prioritaria en los procesos de adjudicación. Porque, a día de hoy, la única actualidad sobre las infraestructuras ferroviarias en Salamanca es que ha pasado definitivamente a un segundo plano para España y Portugal la conexión con Aveiro, para primar los ejes Madrid-Lisboa y Oporto-Vigo. La crónica de una muerte anunciada que no debe ser la crónica de una reivindicación olvidada.