Cabero: "Salamanca no va a soportar otros cuatro años de deterioro de la ciudad si se vota al PP"

Enrique Cabero. Foto: Alba Villar

El socialista ha sido portavoz de la oposición durante sus cuatro primeros años de experiencia política. Ahora parece listo para convertirse en alcalde. Su trayectoria académica y laboral le avalan, y su experiencia de gestión brilla con hitos como la Capitalidad Cultural del 2002.

El candidato del PSOE a la alcaldía, Enrique Cabero (Salamanca, 1976) es profesor titular de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social y director del Departamento de Derecho del Trabajo y Trabajo Social de la Universidad de Salamanca. Además, tiene en su trayectoria cargos tan importantes como el de coordinador de la Capitalidad Cultural Salamanca 2002, de tan grato recuerdo para la ciudad, o el vicerrectorado de la Usal.

¿Qué ha cambiado en esta segunda experiencia y en qué puede influir la entrada de nuevos actores?

De hace cuatro años ahora en mi ha cambiado que tengo más experiencia y más conocimiento del ámbito municipal, he tenido ocasión de conocerlo en profundidad y tener experiencia para ver con más detalle sus carencias y problemas. En segundo lugar, que la ciudad se ha deteriorado mucho estos cuatro años, la situación es mucho peor y eso me hace pensar en un compromiso excepcional. Hace falta un cambio urgente en el gobierno que estamos exigiendo y también la mayoría de ciudadanía, y el PSOE lo puede liderar. Y la presencia de otras fuerzas políticas enriquece el debate con nuevos puntos de vista, nuevas propuestas, nuevas posibilidades de diálogo... siempre que haya pluralismo es interesante. Lo que sí está claro es que la ciudadanía no quiere una nueva mayoría absoluta del PP y sí que se abra una nueva época para la ciudad y se abra un proyecto nuevo para la ciudad porque el actual está agotado.

 

Sabe mucho del deterioro de la ciudad: dígame algo en lo que sea indiscutible.

Lo má grave de todo, que además es lo más triste, el descenso de población. Hemos perdido 5.000 habitantantes en cuatro años, la mayor parte personas jóvenes bien formadas, con talento, que se están marchando a otras ciudades es un síntoma demoledor. Nos hace perder posibilidades de recuperación y supone un drama humano para muchas familias

 

¿Qué se puede hacer contra la desplobación? Porque todo el mundo busca la piedra filosofal para solucionar este gran problema de Salamanca y Castilla y León y dice tener soluciones...

Sí, pero no con las mismas prioridades. Salamanca debe marcarse como objetivo prioritario e ineludible de una vez por todas el empleo y la reactivación económica y empresarial, y si no se consigue eso difícilmente vamos. Y eso se puede hacer blindando en lo que destacamos, aquello en lo que destacamos, que se ha hecho al revés en los últimos años. La Usal se ha deteriorado y es la tercera en precios; el Hospital se está deteriorando a pasos agigantados por los recortes de personal y las listas de espera; el sector del empleo público ha sido el más dañado, con 1.500 puestos menos.

 

El candidato del PSOE, durante la entrevista.

 

No se han cuidado los sectores estratégicos, comercio y hostelería; las pequeñas empresas... no se ha cuidado nada, no se ha hecho ni una sola política, no se ha tomado ni una sola decisión y así difícilmente se peude recuperar la ciudad. Y el tecer bloque, las empresas emergentes, se ha ignorado desde el Ayuntamiento a las empresas de transferencia del conocimiento, se ha ignorado el Parque Científico que permite combinar la presencia de grandes empresas con microempresas y generar empleo para personas jóvenes.

 

Con estos tres pilares Salamanca podría cambiar de manera inmediata, y si se consigue con el diálogo social, otra de las carencias, que el equipo de Gobierno no ha querido que exista un gran pacto socieconómico con patronal, sindicatos, las dos universidades... podríamos cambiar muchas cosas. Prioridad a las cosas en las que destacamos, pasar a emrpesa y empleo que somos ciudad de universidad y cultura. Vamos a utilizar todos nuestros recursos para el empleo.

 

Hay que generar una estrategia de ciudad, que sepamos a dónde vamos, y después la reivindicación, porque Salamanca siempre queda fuera de todo

¿Cómo puede ser que una ciudad de Salamanca que ha presumido de Universidad y de Hospital haya permitido llegar a esta situación?

Esto es incomprensible, que desde la Junta no se hayan adoptado otras políticas y que se haya hecho seguidismo de lo que mandaba el Gobierno central. Más incormprensible e inaceptable que desde el Gobierno municipal no se haya sido reivindicativo en esta materia, el alcalde dice que sí, pero yo creo que no, él que tiene posibilidades. Los resultados ahí están, son resultados pésimos. La propia situación del octavo centenario de la Usal, que no se ha dignado en cuatro años a relanzarlo, que no es un festival y afecta al modelo de ciudad, lo tenemos que aprovechar para crear nuevas oportunidades. La ciudad lo está notando.

 

¿Es miedo a pedir para Salamanca?

No solo es pedir, sino generar un proyecto de ciudad. No se puede pedir porque no se sabe para qué se pide. El problema que tiene ahora mismo Salamanca es su mal Gobierno. Los salmantinos estamos orgullosos de nuestra ciudad que, en cuanto estudiamos un poco, vemos las muchas posibilidades que tiene. ¿Qué sucede? Si no se marca una estrategia, no se sabe a dónde se quiere ir, nos limitamos al cortísimo plazo, nos limitamos a una buena foto... llega el deterioro y la pérdida de proyectos muy importantes para la ciuda. Hay que generar una estrategia de ciudad, que sepamos a dónde vamos, y después la reivindicación, porque Salamanca siempre queda fuera de todo. Yo tengo una explicación: el PP autonómico y local creen que siempre van a ganar las elecciones, hagan lo que hagan, y el 24 de mayo hay que demostrarles que no, que ese desinterés y ese proyecto agotado les va a llevar a perder. Se acabó eso de que Salamanca vota siempre al PP pase lo que pase. Hay que dar paso a otras opciones políticas en un cambio liderado por el PSOE que puede ser eficaz y seguro.

 

El PP cree que siempre va a ganar las elecciones, hagan lo que hagan, y el 24 de mayo hay que demostrarles que no, que ese desinterés y ese proyecto agotado les va a llevar a perder. Se acabó eso de que Salamanca vota siempre al PP

 

Empezó la legislatura con algún pacto, pero después esa intención de diálogo se ha ido desinflando. ¿Le ha decepcionado el alcalde en este sentido?

Las propuestas de pacto que han salido adelante han venido siempre de nuestro grupo, y se han acabado convirtiendo en mociones conjuntas en cosas importantes para la ciudad. Yo siempre he estado dispuesto. Habría sido positivo alcanzar durante este mandato ese gran pacto socioeconómico para el empleo en la ciudad, no ha sido posible. Yo no esperaba ni más ni menos, esperaba que gobernara el PSOE, y lo que se ha venido demostrando es que esa mayoría tan grande del PP no es positiva para la ciudad.

 

 

¿Por qué no ha dialogado el Ayuntamiento con los empresarios?

No entiendo que no se haya producido ese diálogo empresarial y con los sindicatos. El diálogo social ha dado buenos resultados en España y también en Castilla y León con el diálogo social. En Salamanca no ha habido porque no ha habido relación con las organizaciones representativas de los empresarios. Hace tres años lo denuncié, que debía recuperarse inmediatamente ese diálogo con empresarios, y también con sindicatos. Aspiro a que sea una de las primeras decisiones del nuevo pleno.

 

Tienen que cambiarse modelos de pliegos y conocerse con detalle los procedimientos de contratación y a quién se contrata. Sin una transparencia suficiente hay un lugar a la duda, y esa duda debe ser eliminada

 

Una de las cuestiones más repetidas es la necesidad de que entre el aire como manera de explicar la necesidad de transparencia. ¿Es normal que muchos contratos acaben siempre en las mismas manos?

En el Ayuntamiento de Salamanca falta transparencia, hemos impulsado muchas mociones que el PP no ha aprobado. Tienen que cambiarse modelos de pliegos y conocerse con detalle los procedimientos de contratación y a quién se contrata. Sin una transparencia suficiente hay un lugar a la duda, y esa duda debe ser eliminada.

 

¿Tiene cerrado el equipo de Gobierno el acceso a datos de transparencia? Por ejemplo, ¿saben ustedes cómo fucionan las sociedades municipales?

Las sociedades municipales y fundaciones sí conocemos las grandes cifras. En algún momento lo ganó el PSOE en los tribunales y volvieron algunas personas a sociedades y organismos. OTra cosa es la presencia en los órganos de gestión de estas sociedades, que es desigual: ahora no estamos más que en el patronato de la Fundación Ciudad de Saberes y CUltura. Tampoco se nos ha permitido estar en sociedades de las que participa el Ayuntamiento. También ahí hay que ganar transparencia.

 

¿Qué sensación le deja el escándalo de la presunta financiación irregular de la campaña de 1999 del PP, reconocida y protagonizada por uno de los hombres con más poder en el Ayuntamiento?

Ya pedimos una comisión de investigación en el pleno. Este asunto sigue sin ser explicado, no se ha explicado, y sí se han reconocido los hechos, pero no se ha explicado. La explicación que ha dado el PP de Salamanca no es completa sino todo lo contrario, deja muchas dudas. Está en el ámbito judicial. La financiación irregular en una campaña es un asunto gravísimo: el PP tiene que dar explicaciones completas que no ha dado.

 

La Aldehuela se convierte en este Ayuntamiento en un asunto imposible de gestionar cuando en otros sitios es fácil. Ha habido una mala gestión en este asunto, no por el personal que es ejemplar, sino por los cargos políticos

 

¿Qué piensa de la situación en la que está la ciudad deportiva de La Aldehuela?

Es un ejemplo más de pésima gestión. El Ayuntamiento de Salamanca tiene una mala gestión en este asunto, no por el personal que es ejemplar, sino por los cargos políticos. La Aldehuela se convierte en este Ayuntamiento en un asunto imposible de gestionar cuando en otros sitios es fácil. Se han perdido varios años en una instalación que fue modelo a nivel nacional cuando un Gobierno socialista la creó y la puso en marcha. Lleva tiempo cerrada, se podía haber abierto en fases, gestionar mejor la contratación... y nos preocupa que el modelo propuesto sea de privatizar la gestión, proponemos hacerlo directamente desde el Ayuntamiento. Se puede ser más eficaz, la política de precios no tiene en cuenta a la ciudadanía, ha habido una gran subida de precios, no tiene en cuenta las necesidades de los jóvenes y las familias.

 

El alcalde dice siempre que no han subido los impuestos, pero han subido mucho. Ahí están los datos, la presión fiscal se ha incrementado un 32%, que es mucho, en un momento delicado para las familias

 

Los impuestos: unos dicen que han subido, otros que no. ¿Qué ha pasado? ¿Qué piensan hacer ustedes?

El alcalde dice siempre que no han subido, pero han subido mucho. Ahí están los datos, la presión fiscal se ha incrementado un 32%, que es mucho, en un momento delicado para las familias. Se ha pedido un gran esfuerzo a los ciudadanos salmantinos para pagar una deuda generada por 20 años del PP, esfuerzo para pagar deuda, y que no ha repercutido en la ciudad. Y se vende como un gran éxito, 'hemos reducido deuda'. Oiga, que quien ha recudido deuda han sido los ciudadanos. Se le ha pedido más a los ciudadanos para pagar una dedua que se vende como un gran éxito.

 

¿Y cómo actuarán ustedes en materia de impuestos?

En el ámbito de los impuestos también interfiere la política de Montoro, la que ha llevado a esta situación. Los impuestos no pueden subir en esta legislatura, lo reconoce hasta el alcalde ya, aunque hace cuatro años también dijo que no iban a subir y subieron. Y lo que hay que revisar a la baja son lo sprecios y tarifas que ahí sí tiene más autonomía el Ayuntamiento.

 

El candidato del PP lleva entre sus medias pagar otros 40 millones de deuda...

Si piensa seguir haciendo lo mismo, se puede hacer, no tienen ningún secreto: que los ciudadanos sigan pagando. Nosotros tenemos otro modelo. Uno de los problemas de la despoblación es que cada vez somos menos salmantinos, menos con trabajo, menor nivel de renta, para pagar las deudas por la mala gestión del PP y entonces hay que pedirles más. Nosotros lo que queremos es que, a través de la creación de empleo y actividad económica, poder dinamizar Salamanca. Las deudas hay que pagarlas, por supuesto, pero no puede ser  que la única política sea pagar a los bancos con el esfuerzo de los salmantinos y venderlo como un éxito.

 

Uno de los problemas de la despoblación es que cada vez somos menos salmantinos, menos con trabajo, menor nivel de renta, para pagar las deudas por la mala gestión del PP y entonces hay que pedirles más

 

El intento de desarrollar un parque industrial, ¿le suena a usted a excusa por no haber movido una piedra en 20 año?

Me suena a un proyecto que no sabe por dónde salir. Es un proyecto ya agotado, a esto me suena. Hay que ayudar a las empresas que han sobrevivido a la crisis, hay que reconocerlo, en estas políticas de despacho se habla mucho de los emprendedores... hay que apoyar a los empresarios que han sobrevivido a un temporal para ayudar a las empresas que se han mantenido. Obviamente, hay que hacer política para abrir nuevas, pero no solo, no siendo que por abrir nuevas descuidemos a las que están y que cierren. Crear polígonos y parques industriales sin saber para qué demuestra que no hay ideas nuevas. Hace falta una fuerte coordinación con el alfoz, no importa dónde, apoyar los viveros, el parque científico... suelo no nos falta, lo que hace falta es una política de empresas.

 

¿Conoce a los otros candidatos?

A todos.

 

¿Qué tal relación tiene con ellos? Por si les ha ofrecido algo...

No, soy respetuoso con las candidaturas y la campaña. Lo lógico es que intentemos conseguir ganar las elecciones, tener el máximo número de concejales, es a lo que aspiramos todos.

 

¿Cómo barrunta el entendimiento de cara al futuro?

Yo siempre he mostrado mi voluntad de entendimiento, lo he hecho antes de que se configuraran las candidaturas. Valoro mucho el diálogo y el respeto recíproco, es bueno que haya perspectivas distintas. No es igual la relación con todos, a algunos los conozco de hace tiempo y tengo una valoración positiva de lo que han hecho y pueden hacer. Estoy dispuesto, sea cual sea el resultado, a trabajar, llegar a acuerdos, que todos los grupos puedan entenderse. Hay modelos incompatibles

 

No es verdad entonces, que la elección sea votar al PP o el apocalipsis.

No, yo creo que es al revés: si se vota al PP, otros cuatro años de deterioro de la ciudad no lo va a soportar Salamanca. El cambio es en el sentido inverso, lo que esta ciudad necesita es un cambio de gobierno porque lo que sería muy negativo es que otra vez gobernara el PP.