Caballos que curan el alma

Uno de los asistentes practicando su sesión de equinoterapia en Pelabravo (Foto: T. Navarro)
Ver album

Desde la Fundación Cavalier en Pelabravo (Salamanca) demuestran cada día que ellos son una gran ayuda para pacientes con algún tipo de discapacidad.

 

 

ASOCIACIÓN CAVALIER 

 

(Foto: T. Navarro)

 

Las sesiones de equinoterapia se imparten martes, miércoles y sábados a partir de las once de la mañana y el precio por cada una de ellas es de 20 euros. Para ello, Inés García, presidenta de la misma, pide la colaboración de voluntarios de todo tipo, "fisioterapeutas, logopedas, jinetes, psicólogos, cualquier persona puede ser válida con tal de ayudar". Además "nos gustaría poner una cubierta al picadero ya que en verano hace demasiado calor y en invierno llueve, por lo que muchas veces hay que suspender las sesiones".

 

Otro de los objetivos de la misma, es impartir terapia canina, concretamente con la raza Cavalier, de ahí "el nombre de nuestra asociación que ha cambiado hace tan sólo dos meses porque significa jinete y además es dicha raza de perro, por lo que auna ambas cosas por las que quermos ser referente".

Juan acaba de cumplir 3 añitos pero apenas se la entiende al hablar. Al nacer sufrió un infarto cerebral, un trastorno neurológico que le impide controlar los músculos y la columna, apenas puede moverse. Pero que no domine su cuerpo no significa que no se entere de lo que ocurre fuera de él. Por eso, cuando Sara, la fisioterapeuta, le indica que tiene que ponerse erguido, el niño se levanta de la silla con una gran sonrisa de felicidad al haber conseguido lo que se propone.

 

Ésta no es un aula cualquiera de colegio, sino una clase de equinoterapia en plena naturaleza. Aquí no hay libros de lengua ni de ciencias, pero cada día es una lección de vida. La única historia que se estudia en este centro es la que trae cada niño de casa junto a sus padres. Rocío Martín, su madre relata que sufrió una infección durante el embarazo y por eso su pequeño ahora tiene estas dificultades, cosa que no "nos impide que sea feliz y cada día se supere un poco más".

 

    Juan junto a su mamá, Rocío (Foto: T. Navarro)

 

La monta del caballo es utilizada para mejorar la calidad de vida o el estado de salud de las personas. En la actualidad, las terapias ecuestres se están practicando de forma regulada en casi todos los países del mundo. A primera hora de la mañana, la hípica Valme donde se encuentra ubicada la Asociación Cavalier en Pelabravo, numerosos caballos esperan para ser cepillados por un grupo de niños. "La terapia asistida por caballos aprovecha la capacidad afectiva del animal para así ayudar a personas con discapacidad", cuenta Inés García, presidenta de la Asociación salmantina de Terapias Asistidas con Animales, Cavalier.

 

Hasta esta finca llegan chavales con tipo de tipo de patologías: degenerativas, epilépticas, malformadoras, también otras más raras. Hace tiempo, un accidente de tráfico perjudicó seriamente las habilidades sociales y físicas de Sergio Alonso. Cuando le preguntamos por su edad, Sergio contesta en un arrebato de timidez. "Sufrí un accidente de tráfico que me tuvo en coma cuatro meses, un susto muy grande que después me dejó con dificultades para moverme, por eso llevar a cabo mis sesiones de equinoterapia me viene muy bien para estar más fuerte".

 

Sergio sufrió un accidente de tráfico y estuvo 4 meses en coma (Foto: T. N.)

 

El protocolo de actuación de esta asociación que acaba de emprender su andadura, pero que ya cuenta con una quincena de usuarios, comienza con una valoración inicial de cada niño en la que se establecen una serie de objetivos. "El caballo es una herramienta muy valiosa", aclara Inés. Hay que destacar también "la importancia de la formación de los terapeutas, que han de trabajar específicamente con cada niño e ir adaptando las actividades de acuerdo a un proyecto terapéutico individualizado".

 

La segunda parte de la jornada transcurre en la pista, con los niños ya montados en los caballos. "Gracias al movimiento del caballo al paso podemos trabajar muchas patologías", explica Inés. "Este tipo de rehabilitación mejora el área motora y psicológica, ejemplos de ello son un afinamiento del equilibrio, la estabilidad pélvica, el control de tronco o el de la cabeza. Aquí el acento no lo ponemos sobre la discapacidad, sino sobre la capacidad de cada individuo para superar las dificultades".