Burgos aprovechó el 'no' de Salamanca a la capital gastronómica para asaltar el liderato turístico en 2013

Autoridades burgalesas, con su alcalde al frente, en la presentación de 'Devora, es Burgos', una de las acciones vinculadas al turismo gastronómico. Foto: EP

La capital burgalesa aprovechó el trampolín de la capitalidad gastronómica para abrir brecha con Salamanca en el liderazgo regional del turismo: un 10% más turistas entre 2012 y 2014, especialmente extranjeros, y destino más escogido desde 2013. Se convirtió en centro de las políticas regionales del sector.

El Ayuntamiento de Salamanca desdeñó en 2012 presentar una candidatura para ser Capital Española de la Gastronomía al año siguiente. Así lo ha reconocido Alfonso Fernández Mañueco este miércoles. La propuesta venía de la Cámara de Comercio y fue desestimada por el concejal de Turismo, Julio López, aunque el alcalde asegura que tampoco la asociación de la hostelería salmantina estaba por la labor, a pesar de que el evento está organizado por su federación nacional. Aquello es historia y Burgos se quedó con la capitalidad en 2013.

 

El equipo de Gobierno no le vio entonces rendimiento ni se fiaba de los impulsores, pero el caso es que a Burgos la jugada le salió tan bien como que, desde entonces, ostenta el liderato del turismo regional. En 2012 Burgos ya desbancó en alguna ocasión a Salamanca y acabó por superarla en las cifras turísticas, al menos, en las que ofrece el observatorio de la Junta de Castilla y León. Justo es decir que en la encuesta del INE Salamanca se mantiene por delante. Pero no se puede negar que con aquel evento Burgos empezó a darle la vuelta a la supremacía turística que, durante casi una década, ostentó la ciudad del Tormes. En 2014, por segundo año consecutivo, volvió a ser el principal polo de visitas turísticas.

 

Según los datos de la Junta, en 2012, 2013 y 2014 Burgos le ha dado la vuelta a la tortilla de los datos turísticos. Liderados hasta entonces por Salamanca, la capital burgalesa es ahora la que tiene más visitantes y ha experimentado una evolución mejor: ha ganado 100.000 turistas netos, un 10%, en ese trieno mientras Salamanca tiene 26.000 más y se mantiene algo estancada poco por encima del millón, a la espera de los datos de 2015 que se auguran positivos; Burgos terminó 2014 camino del 1.150.000 y ha abierto breca con Salamanca, que el año pasado se quedó en 1.053.000.

 

Esa mejora ha sido posible en buena parte gracias a los datos del turismo extranjero, que es el que más dinero deja: recibe un 38% de visitantes de otros países por el 27% de Salamanca. Datos todos ellos que tienen que ver con el reenfoque de la política turística a comienzos de la pasada legislatura, que giró en buena parte en torno a la capitalidad gastronómica.

 

 

APOYO INSTITUCIONAL Y PROGRAMA

 

Pero es que, además de en los datos, Burgos también tomó la delantera a Salamanca en las políticas regionales de turismo. La apuesta por un turismo gastronómico, algo que ahora buscan todas las ciudades, también Salamanca, llegó a Burgos con más fuerza que a ninguna otra aquel 2013.La designación de Burgos como Capital Española de la Gastronomía abrió, según la Junta, una gran oportunidad para plantear iniciativas promocionales para posicionar la imagen gastronómica y turística de la región.

 

La Junta aprovechó la capitalidad de Burgos para identificar la marca Castilla y León como destino gastronómico a nivel nacional e internacional. Además, se firmó un protocolo para dar continuidad a las medidas y seguir proyectando esta imagen de Burgos como marca gastronómica de la región puesto que la gastronomía se ha convertido en una motivación de viaje en sí misma y en un recurso turístico transversal. Una de las acciones más conocidas es el encuentro gastronómico 'Devora, es Burgos', que llena los hoteles de la ciudad cada año.

 

La capitalidad fue uno de los grandes eventos turísticos de aquel año y tuvo el apoyo de la Junta, no solo en lo económico. También se volcó para dar contenido a un año entero de programación, lo que facilitó mucho la tarea a la ciudad. La Junta preparó acciones de promoción nacional dirigidas por un lado a público final y por otra a público profesional, acciones de promoción internacional, y actividades de colaboración público-privada.