“Buenos precios” para la patata, que finaliza una nueva campaña

Los productores de la provincia de Salamanca califican como “positiva” la campaña de la patata que ya termina en lo que se refiere al precio del cultivo, no así en el nivel productivo. Así, el valor del tubérculo por excelencia se ha mantenido casi toda la campaña en valores cercanos a los 0,20 euros por kilogramo, con la rentabilidad que eso genera para el agricultor que, pese a este hecho, no ha podido subsanar las pérdidas de la campaña de 2009 cuando el precio en origen de la patata cayó hasta los 0,03 ó 0,06 euros.
Chema Díez

La recogida no ha terminado aún de manera oficial, porque quedan parcelas más tardías por recoger, pero que no cambiarán en nada la valoración final de una campaña marcada por los bajos rendimientos, pero que hicieron posible que el agricultor obtuviera un beneficio representativo.

El inicio de la recolección fue muy rápido y desde las Organizaciones Profesionales Agrarias (OPA) se pidió a los profesionales un arranque escalonado del cultivo para que el precio del mismo no tendiese a la baja y el agricultor pudiese ganar dinero y recuperarse.

Otro de los aspectos que ha beneficiado a los productores es la situación de los países de la Unión Europea, cuya producción también ha descendido, provocando un menor atasco en todos los mercados internacionales.

En la actualidad, el almacenista posee una cantidad muy elevada de patatas a la espera de darle salida, por lo que no ofrece al agricultor más que un precio que oscila entre los 0,18 y los 0,20 euros por kilogramo, porque el productor no tiene cantidad en sus manos.

Por ello, y según están las cosas, de cara a la campaña del ejercicio 2011, los profesionales aconsejan sembrar una superficie menor de patata, en torno a un 30 por ciento, para evitar una saturación del mercado y que el precio caiga tal y como ocurrió en 2009, llevando a la ruina a los productores.

Fin de la mesa de la patata
Y coincidiendo con el final de la campaña, uno de los actos simbólicos hace referencia a la celebración de la última mesa de la patata, que tiene lugar en la jornada de hoy, para hacer una última valoración de los precios y repasar, con todo detalle, lo que ha sido la producción y recogida del presente año. En esta ocasión, la mesa de la patata se ha prolongado durante tres meses, puesto que la primera se inició el primer lunes del mes de agosto.

Las cotizaciones fijadas en la mesa oscilaron entre los 0,14 y los 0,19 euros por kilogramo en las distintas modalidades, aunque en muchas ocasiones el precio pagado en origen superaba o era menor que el marcado en el papel.

Así las cosas, finaliza una nueva campaña de patata totalmente opuesta a la anterior, con un precio entre tres y cuatro veces mayor que el del ejercicio 2009, pero que ni aún así ha conseguido paliar las pérdidas de los profesionales.