Buenos Aires reivindica apoyo institucional contra el narcotráfico

Tras más de veinte años de abandono y sin muchas esperanzas de conseguir una respuesta, los vecinos del barrio capitalino de Buenos Aires volvieron a salir ayer a la calle para reivindicar el apoyo de las instituciones contra el narcotráfico, que aseguran “se ha hecho dueño y señor del barrio”.
S. G. P.

Bajo una enorme pancarta en la que se podía leer Lo nuestro, ¿para cuándo? un grupo de vecinos denunció que tanto la subdelegación del Gobierno, como el Ayuntamiento y la Junta “hagan oídos sordos y dejación de responsabilidad ante la venta de droga”. Con la lectura de un manifiesto a cargo de la presidenta de la asociación vecinal, Isabel Sánchez, denunciaron que el barrio es víctima del “negocio asesino y desestructurador del narcotráfico” y que a pesar de que han sido muchas las ocasiones en que han planteado las dificultades de convivencia derivadas de la ruptura del tejido social de un barrio pequeño “seguimos sin obtener respuesta de las autoridades”, aseguró Sánchez.

Por su parte, el párroco del barrio, Emiliano Tapia, que lleva desde hace más de veinte años luchando contra viento y marea por Buenos Aires, cifró en un cincuenta por ciento las familias que están desestructuradas debido a los problemas derivados del tráfico de drogas. Además, recordó que más de 200 jóvenes son víctimas de esta situación con un elevado absentismo y fracaso escolar, especialmente en Secundaria. Para el párroco del barrio es lamentable que los vecinos que habitan la zona “no puedan convivir” porque hay gente que “campa a sus anchas utilizando las viviendas como quiosco del narcotráfico o como les da la gana e, incluso, no quieren pagarlas”.

Falta de consenso
Los vecinos de Buenos Aires aseguraron hacer “un gran esfuerzo” con niños, familias, desempleados y personas en exclusión social que habitan la zona pero afirmaron que no pueden continuar este trabajo solos. Emiliano Tapia apostó así por el “apoyo de todas las instituciones para acabar con un gueto que alimenta el narcotráfico”. A juicio de los vecinos, la solución radica en que las instituciones se pongan de acuerdo y busquen “medidas concretas” que acaben con la venta de drogas en Buenos Aires. “Algunos vecinos se han resignado y han tirado la toalla y otros, lamentablemente no quieren ser conscientes del daño personal y colectivo con el que están conviviendo”, denunció la asociación, que espera “impaciente” la respuesta de las autoridades.