Bueno, pero le sabe a poco. ARSENAL 2 - 2 FC BARCELONA

SE DEJÓ REMONTAR UN 0-2. El Barcelona, que acumuló ocasiones durante los primeros 20 minutos, vio como el Arsenal igualaba el partido casi al final. CESC SE PIERDE LA VUELTA. Tras ver una cartulina amarilla.
EFE / londres

No sólo porque falló hasta una docena de ocasiones claras de gol, la mayoría de ellas en los primeros 20 minutos del partido, sino porque cedió una ventaja de dos goles cuando parecía tener al Arsenal contra las cuerdas y muy lejos de las semifinales. El resultado es bueno, pero visto lo ocurrido durante el partido los campeones de Europa estarán pensando durante unos cuantos días que dejaron escapar vivo al equipo inglés en su propio estadio.

En el esperado choque entre dos de los equipos más ofensivos de Europa, el Barça salió como un vendaval y dispuso de hasta una docena de ocasiones claras de gol.

El portero español del Arsenal, Manuel Almunia, fue el gran protagonista con un recital de paradas a tiros francos de Busquets, Messi, Xavi e Ibrahimovic, que demostró que sigue negado ante la portería contraria, pero que no le perdió la cara al partido en ningún momento.

Fue un bombardeo tan constante como infructuoso, lo que llevó a Guardiola a dejar de manifiesto su desesperación, sobre todo en el minuto 15 cuando su equipo falló cuatro ocasiones consecutivas clarísimas en las que ya se cantaba el gol.

El campeón de Europa bajó el pistón mediada la primera parte, lo que aprovecharon los gunners para desperezarse, aupados por su público, y salir de la cueva con un tiro de Nasri desde el pico derecho del área de Valdés. Pero la ocasión más clara la tuvo el Arsenal a dos minutos del descanso cuando un pase de la muerte de Cesc fue sacado en boca de gol por Puyol, que volvió a dar una lección de mando defensivo.

En la siguiente jugada, Cesc frenó con una falta a Busquets un contragolpe barcelonista y se ganó la amarilla que le impedirá jugar el partido de vuelta en el Camp Nou.

La presa del fútbol ofensivo sólo se desbordó a los pocos segundos de la segunda parte, cuando Ibrahimovic levantó con maestría un balón por encima de Almunia tras un pase largo de Piqué.

El Arsenal no bajó los brazos y Víctor Valdés volvió a ponérselo difícil al seleccionador español, Vicente del Bosque, con una intervención de mucho mérito y reflejos ante un remate de cabeza de Bendtner.

Los de Wenger parecieron resucitar, pero con la defensa del Arsenal más adelantada Xavi trazó un pase de compás a Ibra, que tras la sutileza del primer gol optó por reventar el balón ante la salida de Almunia, que pese a los tantos encajados fue el encargado de evitar una goleada. El gol de Walcott puso emoción en el partido, cuando parecía abocado a una clara victoria catalana, y Messi tuvo la oportunidad de poner la puntilla. En el 85 llegó el gol de penalti de Fábregas, al que Puyol hizo la falta castigada con la pena máxima y que le valió una tarjeta roja que también le hará perderse la vuelta en la capital catalana, y que deja la eliminatoria pendiente de lo que ocurra en Barcelona.