"Buena nariz, buena memoria y mucha pasión" para ser sumiller del Noma

Rosana Arans trabajará los próximos tres meses en el que fue elegido como mejor restaurante del mundo en 2010 y 2011, situado en Copenhague

"Buena nariz, buena memoria y mucha pasión". Son algunas de las características que Arans subraya para ser un buen sumiller. Rosana, sevillana ligada a Salamanca por los vínculos del matrimonio, comenzó a dedicarse profesionalmente al mundo del vino casi por casualidad. Ahora, pocos años despuésse encuentra ya con un pie en Copenhague, a las puertas del restaurante Noma, con el vértigo que eso conlleva. Los próximos tres meses -al menos- esta charrita de adopción trabajará como sumiller en el que fue elegido como mejor restaurante del mundo en 2010 y 2011 desbancando nada menos que a El Bulli de Ferrán Adriá que lo había conseguido cinco veces en ocho años.

Rosana Arans ha estado acercando durante los últimos meses a los lectores de TRIBUNA su sabiduría y amor hacia el vino desde el blog: Vinum Vitae.