Buen tiempo y gran ambiente en un día marcado por una fuerte imaginación

Participación. Las calles mirobrigenses acogieron 165 puestos. Acompaña el tiempo. Originales iniciativas en el gran día del verano
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ

El hecho de que la festividad del Martes Mayor se adelantara del segundo al primer martes de agosto por sugerencia de los empresarios de Ciudad Rodrigo convirtió al de ayer en el Martes Mayor más madrugador de la historia. Pero eso no fue óbice para que mirobrigenses, comarcanos y forasteros disfrutarán al máximo de la gran fiesta del comercio.

La mañana amanecía soleada, pero al igual que en los últimos días, soplaba una agradable brisa que hacía más llevadero el caminar por Ciudad Rodrigo. Según avanzaba la mañana, el sol empezó a ser protagonista, pegando con fuerza en todos los que recorrían los 165 puestos instalados por las calles mirobrigenses, 20 de los cuales se instalaban por primera vez.

Muchos de ellos tenían alguna ambientación en torno a la época Bicentenaria, por la celebración que vive este año la ciudad. Además de los locales, también hubo puestos de localidades como Boada, El Maíllo, Sepulcro-Hilario o La Alberca. En lo referente a artesanos, la participación provino de más lejos, con artesanos de Navalcarnero (Madrid) o Jerez de la Frontera (Cádiz).

En el aspecto de artesanía, ayer fue el día escogido para que la plaza del Buen Alcalde acogiera la Feria que cada año organiza la asociación de artesanos de Ciudad Rodrigo. Los comerciantes sacaron lo mejor de sí mismos y de su creatividad, incluidas algunas iniciativas curiosas. Descensos Medina instaló una tirolina en la subida del Registro para todos los que quisieran probar esta divertida experiencia. Por su parte, la Fundación Ciudad Rodrigo 2006, a través de los responsables de su web redciudadrodrigo.com, permitía a los que quisie-ran sacarse “la foto del Bicentenario”, ataviados con el gorro típico de la época. Y los más pequeños pudieron realizar su propia camiseta gracias a la Asociación de Mujeres Progresistas Lorenza Iglesias.

Solidaridad
El Martes Mayor también tuvo un carácter solidario, con los puestos petitorios de la Asociación Española contra el Cáncer, y otro cuyas ventas irán destinadas a la construcción de un orfanato en Etiopía. En el aspecto más lúdico, por las calles se pudo ver a Pesetos ataviado como el general Pérez de Herrasti, y a Tato Galerías como un mariscal de campo inglés.

Para aliviar los rigores estivales las pistolas de agua fueron las grandes protagonistas. Jóvenes, y no tan jóvenes, cargaron sus armas desde primera hora del día. Muchos de ellos estaban identificados con camisetas de sus respectivas peñas, incluida la que lucían los del barrio de El Puente, con el lema ya clásico de El Puente Independiente. Este año en su camiseta aparecía incluso el famosísimo pulpo Paul que predijo la victoria española en el Mundial de Fútbol.