Bruselas plantea crear una "lista negativa" que excluya de ayudas de la PAC a quien no tenga actividad agraria

El objetivo principal es dar mayores garantías a los contribuyentes de que las ayudas se dirigen a quienes realmente tienen una actividad agrícola o ganadera
El comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, ha propuesto a los Estados miembros crear una "lista negativa" que fije criterios claros para excluir de las ayudas de la nueva Política Agraria Común (PAC) a quienes reciben menos de un 5 por ciento de sus ingresos de ayudas comunitarias y que Bruselas considera "agricultores de salón".

El objetivo principal es dar mayores garantías a los contribuyentes europeos de que las ayudas se dirigen a quienes realmente tienen una actividad agrícola o ganadera y evitar así, por ejemplo, que aeropuertos y campos de golf se beneficien de la PAC como sí puede ocurrir en la actualidad.

Para la mayoría de los Estados miembros el objetivo que persigue la definición de 'agricultor activo' es una buena iniciativa, pero también mantienen reservas porque exigiría controlar los ingresos de todos los perceptores de ayudas, lo que resultaría "costosísimo" para las autoridades, según explican fuentes europeas.

Con el objetivo de acercar posturas, la presidencia de turno de la UE, que este semestre ocupa Dinamarca, propone "mantener o reforzar" el enfoque actual y dar la posibilidad a los países de retirar los apoyos si detectan casos concretos de fraude, una posibilidad que Ciolos ha calificado de "inaceptable" en el debate que este jueves ha mantenido con los ministros de Agricultura en Luxemburgo.

"El 'status quo' no es una solución, pero estoy abierto a alternativas para la simplificación, aunque siempre desde una disposición de la Unión Europea y que asegure que sólo se desembolsarán fondos a favor de agricultores activos", ha dicho el comisario.

Ciolos ha propuesto a los Estados miembros crear una "lista negativa" con los mismos criterios que expuso para definir al 'agricultor activo', con el objetivo de cerrar la puerta de las ayudas agrícolas a aeropuertos, inmobiliarias, campos de golf, etc.

El Ejecutivo comunitario cree que con esta lista en negativo el "peso de la prueba" recaería únicamente sobre las entidades señaladas y no se sometería al escrutinio a la mayoría de productores que reciben más de 5.000 millones euros. Con ello espera salvar las principales reservas de los Estados miembros que se quejaban de que supervisar la medida tal y como la planeta Bruselas inicialmente supondría un elevado coste y una mayor carga burocrática.

El comisario también ha tenido que defender ante los ministros de Agricultura otra de sus propuestas de modificación para la PAC a partir de 2014 que más oposición recibe.

La idea de fijar un techo máximo de 300.000 euros anuales por explotación es una idea que tradicionalmente han frenado en la Unión Europea países como Alemania y Reino Unido, pero que Ciolos defiende con fuerza porque considera que sería "incomprensible" para los consumidores que los países la bloquearan.