Bruselas mantiene su apoyo a la apicultura porque mantiene una producción de calidad

Los apicultores realizan de nuevo una reivindicación histórica

El número de colmenas en la UE ha aumentado un 3% en 2010 en comparación con el censo de 2007, según datos del informe.

La Comisión Europea ha descartado modificar los mecanismos de apoyo al sector de la apicultura en Europa tras constatar en un informe que éstos han "ayudado a los productores de la UE a mantener la producción de miel de alta calidad" a pesar del contexto "difícil" por el que atraviesa el sector.

  

"Las medidas han permitido el mantenimiento de la producción de miel de alta calidad en la UE a pesar del contexto difícil con los costes de producción al alza, las amenazas para la supervivencia de las abejas y la competencia internacional feroz para importaciones baratas de miel de terceros países", concluye el informe del Ejecutivo comunitario publicado este lunes.

  

A la luz de la contribución para el sector de las medidas de apoyo comunitarias, el Ejecutivo comunitario ha avanzado que "no contempla modificar la lista de medidas" que pueden beneficiarse de ayuda comunitaria.

  

La producción de miel en la UE se elevó a 217.366 toneladas en 2011, un 6% más que en 2010, según datos del informe que refleja que es un importador neto dado que la producción europea solo cubre el 61,6% del consumo interno del bloque.

  

España se consolida como el principal productor de miel en 2011 en la UE, con 34.000 toneladas producidas en este año, seguido de Alemania (25.831 toneladas) y Rumanía (24.127 toneladas).

  

Las importaciones de miel de la UE se elevan a entre 120.000 y 150.000 toneladas desde el año 2000, incluidas 149.248 toneladas importadas en 2012, la mayoría de China, que exportó el 43% del total, seguida de Argentina, México y Ucrania. Alemania importa más del tercio del total de miel en toda la UE, lo que le sitúa como el principal importador de miel europeo.

  

La UE ha destinado un total de 90,3 millones de euros de ayuda entre 2010 y 2012 a través de los programas de apicultura nacionales para apoyar seis medidas concretas, que van desde medidas para controlar el parásito de la varroasis hasta la asistencia técnica, que son las dos medidas más generalizadas de apoyo, pero también para la racionalización, almacenamiento de colmenas, así como apoyo a la investigación aplicada y análisis del sector.

  

La ayuda europea ejecutada en los Estados miembros se elevó al 93% en 2010 y bajó hasta el 89% en 2011 y en 2012, según datos del informe a partir de la información comunicada a Bruselas por los propios Estados miembros.

  

La tasa de ejecución en España, que es uno de los principales beneficiarios de las ayudas europeas, se situó en el 93% en 2010 y el 84% en 2011, aunque cayó hasta el 69% en 2012, según datos del informe.

  

La ayuda comunitaria -30 millones por año- se reparte entre los países en función del número de colmenas, pero nunca puede superar el 50% del coste total del programa de apoyo a la apicultura nacional.

  

El número de colmenas en la UE ha aumentado un 3% en 2010 en comparación con el censo de 2007, según datos del informe.

  

España se sitúa como el país con más colmenas con el 19,3% del total, seguido de Grecia (11.8%), Francia (10.5%), Rumanía (10%) e Italia (8.8%).

  

La Comisión ha confirmado que mantendrá los actuales apoyos al sector de la apicultura aunque propondrá modificar la normativa actual para garantizar que las medidas "se puedan aplicar y financiar todo el año y para mejorar su gestión".

  

El Ejecutivo comunitario también trabajará para mejorar la coordinación entre los proyectos de investigación nacionales y los de la UE para optimizar el uso de los fondos y mejorar su diseminación en beneficio del sector. También buscará mejorar la eficacia de las medidas de apoyo existentes analizando potenciales sinergias entre estas y los programas de desarrollo rural.