Bruselas: "La reforma está hecha para "defender a los pequeños productores"

La reforma de la PAC propuesta por la Comisión Europea para el período 2014-2020 fue presentada el pasado mes de octubre
El administrador de la Dirección general de Agricultura y Desarrollo Rural de la Comisión Europea, Ricard Ramón i Sumoy, ha defendido en Bilbao que la propuesta de reforma de la Política Agraria Común (PAC) está hecha para "defender a los pequeños productores frente a los grandes" y ha subrayado que "las diferencias que puede haber entre la Comisión y los Estados miembros no son tan grandes como puede parecer".

Con motivo del taller informativo organizado por la Fundación Sabino Arana, Ricard Ramón i Sumoy ha presentado este lunes las líneas generales de la propuesta de la Comisión Europea dirigida a reformular el conjunto de la PAC para hacerla "más viable a largo plazo y mucho más justa y eficaz".

En este sentido, el jefe de servicios de montes de la Diputación de Vizcaya, Carlos Uriagereka, ha destacado que "la política de desarrollo rural de la Comisión encaja en las políticas rurales que se han desarrollado en Euskadi".

La reforma de la PAC propuesta por la Comisión Europea para el período 2014-2020 fue presentada el pasado mes de octubre y será en los próximos meses cuando se de inicio a las negociaciones en Bruselas para alcanzar un acuerdo antes de 2014.

Según ha subrayado Ricard Ramón i Sumoy, la propuesta tiene por objeto "consolidar la competitividad, la sostenibilidad y el anclaje de la agricultura" en todo el territorio europeo.

"Desde la Comisión planteamos un presupuesto agrícola congelado en términos nominales apostando por el sector desde el punto de vista financiero y ahora corresponderá a los jefes de Estado y Gobierno definir los detalles. El sector agrícola tiene una dimensión estratégica muy importante que hace necesario mantener estas ayudas", ha indicado Ricard Ramón i Sumoy en declaraciones a Europa Press.

Tras destacar que la Comisión propone un sistema de reformulación de los pagos directos dirigido a "hacerlos más transparentes, justos y eficaces" ha destacado que la referencia histórica "no es viable a largo plazo", por lo que hay que encontrar una nueva fórmula que permita "distribuir la ayudas de un modo más justo".

"En este sentido proponemos un nuevo modelo basado en una tasa plana en donde habrá mucha subsidiariedad y los Estados miembros podrán definir regiones donde se aplique esta tasa de modo homogéneo; creemos que da la suficiente flexibilidad para adecuarse a las distintas realidades productivas", ha añadido.

Asimismo, Ricard Ramón i Sumoy ha incidido en el hecho de que estas ayudas tendrán un "componente verde y serán mucho más sostenibles".

Además, desde la Comisión se aboga por reforzar el papel de las organizaciones de productores para estimular la concentración de la oferta. "Sólo si los agricultores se unen y son capaces de cooperar entre ellos podrán conseguir unos precios justos. Las organizaciones de productores también tendrán un mayor apoyo financiero", ha expresado.

Críticas
Respecto a las primeras críticas a la propuesta de reforma surgidas desde algunos Estados, Ricard Ramón i Sumoy ha destacado que las diferencias que puede haber entre la Comisión y los Estados miembros "no son tan grandes como puede parecer y todos estamos de acuerdo en la estrategia a largo plazo de mejora de la competitividad y sostenibilidad del sector".

Asimismo, ha destacado que "no es cierto" que la nueva PAC vaya a perjudicar a pequeños y medianos productores, sino todo lo contrario ya que, a su juicio, la nueva PAC está hecha "para favorecer a los pequeños frente a los grandes".

"Por primera vez se establecen unos requisitos de definición de quién es agricultor activo y quién no, y se establecen unos topes máximos a recibir por beneficiario organizados de un modo regresivo. El nuevo diseño está hecho para que la ayuda vaya donde tiene que ir", ha señalado.