Bruselas deniega la aprobación de la nueva Indicación Geográfica Protegida ‘Carne de Salamanca’

Después de varios años luchando por la marca, la Comisión Europea no da el visto bueno a la modificación de la IGP ya existente
‘Carne de Salamanca’ ve frenado su desarrollo en el mercado, al menos por el momento, debido a la decisión de Bruselas de no aprobar la solicitud presentada para aprobar el pliego de condiciones establecido. Así se lo ha comunicado la Comisión Europea al Ministerio de Agricultura español que a su vez le ha transmitido la decisión al Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl).

La razón de esta negación del pliego de condiciones viene motivada porque desde Bruselas consideran que la solicitud original de la IGP ‘carne de Morucha’ se basaba únicamente en la raza autóctona Morucha que mantenía un vínculo con esta zona geográfica de Salamanca y por eso se justificaba su registro como IGP.

Por ello, desde la dirección general de Agricultura y Desarrollo Rural de Europa consideran que la incorporación de las razas limusina y charolesa debilita el carácter de este producto o sector, al tiempo que rompe con el vínculo de la zona geográfica en cuestión.

Así, el cambio de nombre solicitado, ‘Carne de Salamanca’, en lugar de ‘Carne Morucha de Salamanca’, unido a la disminución de ese vínculo mencionado con anterioridad, daría lugar según los responsables europeos a una nueva Indicación Geográfica protegida y no a una continuación de la ya existente.

Por tanto, desde la Comisión Europea instan a introducir una nueva solicitud de registro para ‘Carne de Salamanca’, solicitando la anulación de la marca precedente, ‘Carne Morucha de Salamanca’, lo que significaría comenzar desde cero todos los trámites administrativos e iniciar un nuevo procedimiento.

La Junta apoya la creación de la nueva IGP
“No se trata de una eliminación de la marca ‘Carne de Salamanca’, es un pequeño frenazo a un proceso que ya estaba hecho y que ahora hay que retomar pero con muchos pasos ya ejecutados. Por eso, el apoyo de la Junta de Castilla y León sigue siendo total”. Así lo confirmó viceconsejera de Desarrollo Rural de la Consejería de Agricultura y Ganadería, María Jesús Pascual, quien destacó además que el problema ha estado en la exigencia de la Comisión Europea sobre la IGP.

“Ellos han considerado que no es válida la IGP actual porque es una prolongación de la ya existente y que afecta a un ámbito geográfico concreto y a una raza autóctona como es la Morucha, por lo que es necesario empezar de cero y crear una IGP nueva”, señala Pascual.

¿El plazo? “podemos estar hablando de un año, a lo mejor, quizá un poco más o un poco menos, pero está claro que desde la Junta vamos a seguir trabajando porque y apoyando para crear una marca que dotaría al sector de una categoría especial”, apuntó Pascual.

Por último, la viceconsejera señaló que en breves fechas llegará a España un miembro de la Comisión Europea y representantes de la Junta de castilla y León mantendrán un encuentro con él con el objetivo de conocer sus previsiones y trabajar para que la nueva IGP esté en marcha cuanto antes.

Muchos años de trabajo
No hay que olvidar que tanto la Marca de Garantía Ternera Charra como la Indicación Geográfica Carne de Morucha llevan trabajando muchos años para crear la nueva marca desde que en 2007 surgiera la opción de crear ‘Carne de Salamanca’ y unir sus fuerzas. Han sido años de mucho trabajo y constantes retrasos en todas las aprobaciones de documentos con la desesperación propia de los dirigentes de ambas asociaciones que siguieron trabajando por el bien del sector.

Ahora, cinco años más tarde del inicio de este germen y después de su salida al mercado, Bruselas anula esta opción y aconseja reanudar el proceso solicitando que las dos entidades opten por crear una nueva I.G.P: en lugar de sostener la nueva marca en la modificación de la ya existente ‘Carne de Morucha’.