Bruselas aún elude hablar de "compensación" al sector agrícola europeo por el veto ruso

"Creemos que todavía es demasiado pronto para discutir las cantidades exactas", aseguran.

 

 

BARROSO PEDIRÁ A PUTIN Y POROSHENKO ALTO EL FUEGO

  

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tiene previsto hablar este lunes con los presidentes ruso, Vladimir Putin, y ucraniano, Petro Poroshenko, a los que insistirá en la necesidad de "ver un alto el fuego acordado" y "buscar una manera de resolver" la crisis en el este, según han avanzado fuentes comunitarias, que han dejado claro que no le compete a la UE "no tiene derecho" a pedir a Poroshenko que paralice las acciones militares para controlar de nuevo las regiones separatistas.

  

Por otra parte, la UE sigue trabajando para buscar soluciones "razonables" respecto al impacto económico negativo que Rusia alega tendrá para su economía el acuerdo de asociación y de libre comercio entre Ucrania y la UE y para resolver la disputa de gas que mantienen Rusia y Ucrania.

La Comisión Europea ha considerado prematuro avanzar cifras concretas de ayudas para compensar al sector agrícola europeo por las restricciones que ha impuesto Rusia a productos agrícolas como las frutas y verduras, productos lácteos, carne y pescado procedentes de la Unión Europea y de otros países terceros como Estados Unidos en represalia por las sanciones de Occidente.

  

"Creemos que todavía es demasiado pronto para discutir las cantidades exactas", ha explicado en rueda de prensa el portavoz de Agricultura del Ejecutivo comunitario, Roger Waite, preguntado por si esta semana se podría conocer ya la cifra de ayudas compensatorias por países.

  

"No vamos a saltar con respuestas inmediatas. Tenemos los mecanismos (de ayuda de emergencia para situaciones de crisis). Podemos apoyar a los agricultores si hay problemas, pero necesitamos analizar primero el impacto potencial", ha precisado.

  

El Ejecutivo comunitario ha creado un equipo de trabajo de expertos que este lunes ha comenzado a analizar el "impacto potencial" de las sanciones rusas a la luz de "lo que pueda ocurrir en otros mercados mundiales".

  

"Tenemos que mirar cada producto individualmente. Esperamos que para el jueves cuando hemos convocado una reunión del Comité de Gestión con los Estados miembro estemos en una posición de tener una imagen más clara del potencial impacto para poder discutir esto con los Estados miembro", ha precisado el portavoz, en alusión a la reunión de expertos de los Veintiocho convocada para este jueves en Bruselas para estudiar la crisis por las sanciones rusas al sector agroalimentario.

  

"Los exportadores europeos han perdido un mercado. Pero no estamos seguros de si para el jueves podemos llegar a conclusiones en firme de que por tanto no podemos exportar a ningún otro sitio. La cuestión de la compensación va a durar mucho más", ha explicado Waite, rebajando las expectativas de compensaciones rápidas europeas para apoyar al sector.

  

La UE cuenta con un fondo para crisis de algo más de 400 millones de euros, aunque el Ejecutivo comunitario cifró la semana pasada en 5.252 millones de euros el valor de las exportaciones europeas al mercado ruso en 2013 correspondiente a los productos agrícolas y alimentarios vetados por Rusia esta semana, que incluyen frutas, verduras, productos lácteos, carne y pescado.

 

MÁS DE 330 MILLONES DE PÉRDIDAS

  

España perderá unos 338 millones de euros por el veto de Rusia a las exportaciones de productos agrícolas y alimentarios procedentes de la Unión Europea que ha aprobado este semana y se sitúa como el sexto país de la UE más afectado por las sanciones, según datos del Ejecutivo comunitario.

 

La Comisión Europea está explorando "todas las opciones" para responder al veto ruso a las exportaciones europeas porque no son sanciones en respuesta a preocupaciones fitosanitarias sino de "represalia" por las sanciones europeas impuestas por su papel en el conflicto en Ucrania y por tanto no sujetas al "derecho internacional", según ha explicado una fuente comunitaria de alto nivel.

 

  

La fuente ha explicado que la UE volverá a recurrir a la Organización Mundial del Comercio por este nuevo veto si determina "que es la vía más eficaz", aunque estudia "todas las opciones" y está consultando "con otras partes afectadas" por las sanciones rusas, que también impuso a Estados Unidos, Canadá, Noruega y Australia.

  

Igualmente, el Ejecutivo comunitario hablará con terceros países como China, Brasil y Suiza que "potencialmente podrían sustituir nuestras exportaciones" a Rusia para que "no se aprovechen de forma injusta de la situación actual" por el veto  a los productos agroalimentarios europeos, ha precisado la fuente. "Esto sería difícil de justificar", ha apostillado.

  

La UE ha vuelto a instar a Rusia a cesar el flujo de armas y combatientes a través de la frontera con Ucrania este lunes y le ha instado a evitar "una acción militar unilateral bajo el pretexto de una acción humanitaria u operación de mantenimiento de paz", dejando claro que sólo apoyará una misión humanitaria "plenamente acordada con el Gobierno ucraniano y dirigida por la ONU", según fuentes comunitarias, que han avanzado que la UE aprobará esta semana una nueva ayuda humanitaria "de emergencia" para Ucrania.

  

"Ucrania está en un momento crítico. La comunidad internacional, junto con Ucrania y Rusia, lograrán rebajar finalmente la situación y entrar en un proceso político y responder a todas las necesidades urgentes o empeorará mucho. Ambas posibilidades existen", ha admitido una fuente comunitaria de alto nivel.

  

Los Veintiocho discutirán este martes la crisis en Ucrania a nivel de embajadores en el marco de una reunión del Comité de Política y de Seguridad de la UE extraordinaria, según han avanzado fuentes comunitarias.