Bruselas acepta medidas "equivalentes" a sus propuestas para 'pago verde' si son "tan eficaces y pertinentes"

Mantiene rechazo a prorrogar sistemas de cuotas de producción en sectores como el azúcar cuya liberalización está prevista


BRUSELAS, 12 (EUROPA PRESS)

El comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, se ha mostrado este martes abierto a ciertas prácticas agromedioambientales "equivalentes" a las tres medidas que defiende para beneficiarse del llamado 'pago verde' o 'greening', que condicionará un 30% de las ayudas directas, siempre y cuando se trate de medidas "tan eficaces y más pertinentes" para la región afectada como las que él propugna.

"Descarto ceder a las tentaciones de medidas aproximativas que tendrían un dudoso efecto y serían muy complejas, pero estoy de acuerdo con el principio de una equivalencia de ciertas prácticas agromedioambientales", ha explicado el comisario en un debate con el pleno del Parlamento Europeo, que este miércoles votará sus líneas rojas para negociar la nueva Política Agraria Común (PAC) que debería estar lista para el próximo año.

Ciolos rechaza así la idea de un "menú" más amplio de medidas aptas para el pago verde, tal y como reclaman países como España y Francia, pero cede a la flexibilidad que reclaman los eurodiputados para que el pago verde no se limite a las tres prácticas propuestas por Bruselas: la rotación de cultivos, el mantenimiento de pastos permanentes y la disposición de un área de valor ecológico.

Con todo, Ciolos ha dejado claro que tal flexibilidad debería permitirse únicamente si se dan tres condiciones concretas, es decir, "si son medidas alternativas tan eficaces y más pertinentes localmente, si el sistema sigue siendo sencillo y si se implica a todos los agricultores", según ha enumerado el comisario.

En su intervención ante la Eurocámara, Ciolos ha insistido en que el 'greening' debe recibir el 30% de las ayudas directas y ha defendido el 7% de las zonas de interés ecológico, frente a una proporción menor que propone el Parlamento y países como Alemania, porque tendrán un papel "estabilizador" de los ecosistemas agrícolas, "sinónimo de productividad y de competitividad a largo plazo".

El comisario también se ha mostrado tajante en cuanto a la necesidad de que las sanciones para quienes incumplan los criterios del reverdecimiento vayan "más allá de la pérdida del 30%" que corresponde con ese pago verde, para dar "credibilidad" a los castigos.

También se ha referido a uno de los elementos más controvertidos, el del fin de los sistemas de cuotas de producción previstos en varios sectores, por las diferencias que suscita entre la propia Comisión, el Parlamento Europeo y los Estados miembros. España y otros grandes productores piden que se aplace la liberalización de producciones como el azúcar, la leche y el vino. Sobre el azúcar Ciolos ha advertido de que las cuotas "no dan respuesta a los retos económicos actuales", al tiempo que ha hecho una referencia a los derechos de plantación de la viña para explicar que hay un grupo de expertos que trabaja en un "concepto de autorizaciones".

Ciolos ha repasado las que son sus prioridades en la reforma agrícola, incluida la "convergencia" de las ayudas tanto entre Estados miembros como dentro de cada país, para avanzar hacia un sistema "más justo y equilibrado".

Este sistema de 'tasa plana' es "fundamental para dirigir mejor el gasto agrícola", ha dicho el comisario a los eurodiputados, por lo que ha insistido en que debe fijarse "un objetivo mínimo absoluto" en la convergencia interna que se convierta en "realidad tangible de aquí a 2019".

Además ha pedido todos los esfuerzos para garantizar que la gestión de los fondos agrícolas se produce de la manera "más irreprochable posible" y por ello se ha mostrado a favor de "suspender rápidamente" los reembolsos a los Estados miembros cuando se detecten "serias dudas sobre la gestión y el control".

A la espera del resultado del voto de este miércoles, en el que los eurodiputados se pronunciarán sobre unas 500 enmiendas a su posición negociadora inicialmente pactada en enero, Ciolos ha celebrado que la Eurocámara comparta en líneas generales muchas de sus reivindicaciones.

Por ello ha confiado en que los contactos entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento puedan llegar a un acuerdo "en el mes de junio" que permita una nueva PAC "renovada, ambiciosa y pragmática".