Brillante recorrido por la historia del caballo de Julio Grande Andrés

El garrochista salmantino Julio Grande Andrés ofreció en la noche de ayer el pregón de la Asociación Charra del Caballo, dentro del pre-Carnaval cultural de Miróbriga. Grande Andrés realizó un pregón muy brillante, con un minucioso trabajo de investigación previo, que presentó al público de una forma clara y atractiva.
Mondrián / David Rodríguez

La noche comenzaba en el Conde Rodrigo I donde se dieron cita los miembros de la agrupación, junto con amigos, para recoger al pregonero. Con la presencia de la Reina y Damas del Carnaval, ataviadas con el traje típico charro, la comitiva inició su recorrido hasta el teatro Nuevo.

El pregonero fue introducido por el presidente de la Asociación Charra del Caballo, Ángel Manzano, quien realizó un semblante de la vida personal y profesional de Grande Andrés, destacando que es alguien de la tierra y un apasionado ganadero. En su intervención, Manzano tuvo un recuerdo especial “para alguien al que echaremos de menos en el encierro a caballo de este año”, Césareo Montero Tiquio, recientemente fallecido.

A continuación, fue turno para Grande Andrés, en lo que él denominó como “conferencia ecuestre más que pregón”, aunque sin olvidar las características festivas de éste. En un pregón muy bien narrado, hizo un recorrido por la historia del caballo, desde la presencia mitológica de este animal (el legendario Pegaso, por ejemplo), hasta la actualidad. Hizo especial hincapié en la relación que el hombre ha establecido con ellos, “una de las más cercanas en todas las épocas”.

En este tramo del pregón aportó interesantes referencias históricas, como que los caballos llegaron a América cuando Colón descubrió el nuevo continente, o su papel en las guerras. Transversalmente a este recorrido, trazó una brillante comparativa de cómo las diferentes culturas han tratado al caballo. También hubo tiempo para hablar de la presencia de este animal en el cine y en la pintura, ya que “el caballo es el animal que mayor vinculación artística tiene”.

En la parte final, realizó una visión más local, acercándose al papel del caballo en el Campo Charro, que tan bien conoce por su experiencia como ganadero y deportista. Así, explicó los artes en que está implicado el caballo, como la doma vaquera y el Acoso y Derribo, de los que es en un profesional. Como cierre, el pregonero recitó varias poesías costumbristas, relacionadas con el campo, los toros y los caballos, acompañado a la guitarra por Tito Casado. El pregonero tiene una gran colección de poemas en torno a estos temas pendientes de publicación. La intervención de Grande Andrés fue muy aplaudida, en un año muy especial para él ya que cumple sus bodas de plata como garrochista.