Brasil presenta sus credenciales al Mundial

Se impuso a Francia (63-65), que echó en falta a Tony Parker en los minutos decisivos.

FICHA TÉCNICA.

 

63 FRANCIA: Heurtel (8), Batum (13), Gelabale (9), Diaw (15) y Lauvergne (3) --quinteto inicial--; Diot (7), Kahudi (0), Jackson (-), Fournier (-), Pietrus (2) y Gobert (6).

 

65 BRASIL: Marcelinho (16), Garcia (6), Vieira (10), Nené (5) y Splitter (6)--quinteto inicial--; Ma chado (-), Neto (6), Hettsheimer (-), Taylor (-), Barbosa (8), Varejao (8) y Giovannoni (-).

  

PARCIALES: 18-11, 8-17, 15-18 y 22-19.

  

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Jordan (USA) y Mayberry (AUS). Sin eliminados.

  

PABELLÓN: Palacio Municipal de Deportes de Granada. 4.200 espectadores.

La selección brasileña ha golpeado primero en el duelo de aspirantes del Grupo A de la Copa del Mundo al apuntarse este sábado una trabajada victoria frente a Francia (63-65), rival que acusó la ausencia de Tony Parker en los minutos decisivos, donde se coció el triunfo de una 'canarinha' liderada por Marcelinho Huertas, máximo anotador con 16 puntos.

  

La selección francesa comenzó el partido imponiendo sus galones de vigente campeón de Europa, de la mano de un Nico Batum muy consciente del peso redoblado que cae sobre sus hombros en esta Copa del Mundo ante la ausencia de Tony Parker. De la mano del alero de Portland Trail Blazers, los galos alcanzaron una máxima renta de nueve puntos en el primer cuarto.

  

Superada la reseñable empanada mental que lastró a los sudamericanos durante estos primeros minutos, la 'canarinha', tras comprobar que le costaba ver aro, optó por apretar las tuercas en defensa y la fórmula dio resultado, hasta el punto de que su rival apenas anotó ocho puntos en el segundo cuarto. La ventaja brasileña de dos puntos al descanso (26-28) sería la misma al final del choque.

  

En el segundo parcial, Brasil se apoyó en su superioridad al rebote (42-30) para ir coloreando el partido de verde y amarillo. El poderío de Nené y Varejao (17 rebotes entre ambos) fue el contrapunto perfecto a la dirección de Marcelinho, que poco a poco fue apropiándose del duelo como le gusta, a base de tiros a una pierna.

  

Ante la desaparición de Batum, fue Boris Diaw, máximo anotador francés con 15 puntos, quien mantuvo en el partido a su equipo, que aún así llegó a perder por ocho puntos a falta de cinco minutos (46-54). Los pupilos de Vincent Collet sentían la ausencia de Parker cuando la pelota más quemaba y cada camiseta blanca parecía perderse en su batalla particular.

  

Con todo, el arreón del baskonita Thomas Heurtel permitió reducir la ventaha a tres con medio minuto por jugar (58-61), pero de nuevo apareció Marcelinho. Un tiro libre del base del Barcelona liquidó el choque a falta de 11 segundos (60-64), llevando la decepción a una grada mayoritariamente francesa en el Palacio de Deportes de Granada.