Borrego dispuso para sí en metálico de la mitad de la caja del área de Fomento de la Diputación

El exdirector de área de Fomento de la Diputación, Manuel Borrego, en el centro saliendo del Juzgado de Guardia.

El exdirector de Fomento, que cargó facturas dudosas, tenía además a su disposición, en metálico y en una cuenta bancaria ajena a la Diputación, casi la mitad de la cuantía de los anticipos de caja fija: entre 1.400 y 1.600 euros anuales que retiró en al menos tres ocasiones.

Manuel Borrego, que hace unos días iniciaba la ronda de declaraciones por la presunta contratación irregular de obras en la Diputación, gozó durante sus años como director del área de Fomento de una importante autonomía para disponer de dinero público. Así lo atestigua el hecho de que en cuatro años cargara al erario 3.200 euros en facturas de bares y restaurantes por consumiciones hechas en fines de semana; y también que llegara a abonar con cargo a los fondos de la Diputación hasta 7.000 euros en total sin control y con reparos de la intervención. Gastos que, además de cenas y comidas en viernes, sábado y domingo, incluyen peajes, repostajes, comidas con algunas de las empresas señaladas en las presuntas irregularidades o tiquets del bus urbano.

 

Todo ello salía de una partida denominada anticipos de caja fija, dotada con unos 3.000 euros anuales y que está prevista para atender pequeños gastos imprevistos que no requieran de control por su baja cuantía. Sin embargo, todo parece indicar que Manuel Borrego disponía de esa partida con total libertad porque, además de cargar a esos fondos numerosas facturas de comidas, cenas, peajes, gasolina... que no debería haber atendido con dinero público, también retiró cantidades en metálico de la que dispuso para sí.

 

Según la documentación a la que ha tenido acceso TRIBUNA, al menos en tres ocasiones el propio Borrego certifica que ha dispuesto en metálico de buena parte de los fondos de esta caja. Así fue, por ejemplo, en 2009. Cuando llegó el momento de reponer en la cuenta de Fomento los fondos dispuestos en 2008, se comprueba que 1.634,17 euros se encuentra a disposición del propio exdirector de área, conforme a una certificación con fecha del 11 de diciembre. 

 

Esta práctica se repitió en 2010, cuando el propio Borrego certifica que dispone en metálico y para sí de casi la mitad de la cuantía de los anticipos de caja fija, 1.453,42 euros de los algo más de 3.000 euros que había. En 2011 son 1.431,37 euros los que dispone en metálico el exdirector de Fomento como él mismo certifica. Y en 2012, cuando se realiza la reposición de fondos, se certifica que el exdirector dispone en metálico de 1.431,37 euros.

 

 

EN UNA CUENTA CORRIENTE AJENA A LA DIPUTACIÓN

 

En las tres ocasiones concurre una circunstancia al margen de la normativa. Borrego, que a pesar de estar señalado desde el primer día en la trama de la Diputación sólo ha sido apartado de su cargo, y no suspendido, no solo dispone de fondos públicos y los emplea en gastos que no corresponden con el uso previsto, al margen de utilizarlos para abonar facturas de consumiciones en restaurantes y bares en fin de semana, sin tener nada que ver con sus responsabilidades. Además, la cuenta bancaria en la que se hacen los abonos de los anticipos de caja fija es de una entidad, Deutsche Bank, distinta a la que dispone la Diputación para ello, en contra de lo establecido para el uso de estos fondos.

 

Esa cuenta que tenía abierta Manuel Borrego en esta entidad se cancela en 2013, cuando se traspasa el saldo de algo más de 3.000 euros a una cuenta de la Diputación. Ese mismo año se dispone de esta cuenta de 1.431,37 euros sin que exista certificación, y sin conocimiento de su destino. A finales de 2013, en el mes de octubre, se cancela los anticipos de caja fija del área de Fomento.

 

 

GASTO INADECUADO DE LOS FONDOS

 

Según la legislación, los anticipos de caja fija son provisiones de fondos de carácter extrapresupuestario para atender pagos imprevistos y de menor cuantía. Incluyen "gastos referentes a dietas, gastos de locomoción, material no inventariable, conservación, tracto sucesivo y otros de similares características". 

 

Los cargos hechos por Borrego a esta partida (comidas, cenas, cervezas, repostajes, peajes, bricolaje...) no corresponden con el uso permitido porque muchos se produjeron fuera del ámbito laboral, en fines de semana. Además, la Diputación puso reparos a su uso como gastos de representación, ya que no le correspondían. Y tampoco podrían pasar por dietas y locomoción que Borrego pasaba al cobro por otro lado. Además, el exdirector de Fomento dispuso de cantidades en metálico cada año como él mismo certificó sin que esté claro el destino final que se dio a estos fondos.