"Bonachón y pulcro", así ha sido Antón VII, el marrano de Mogarraz

Antón VII (Foto: Concha Hernández)

Concha Hernández, alcaldesa del municipio salmantino, ha confirmado que ha tenido lugar la rifa del cerdo de San Antón, que posteriormente se ha celebrado con el tradicional aguardiente y rosquillas.

 

'Que a todo cerdo le llega su San Antón' o que 'del marrano, se aprovechan hasta los andares' son refranes más que aprendidos por todos los habitantes de los municipios de la Sierra de Francia, más que acostumbrados a celebrar las tradicionales matanzas en esta época del año.

 

Y eso parece ser que es lo que le ha pasado a Antón VII, el cerdo que desde hace días campaba a sus anchas como un habitante más por todas y cada una de las calles de Mogarraz. Hoy se ha celebrado la rifa y el número afortunado ha sido el 636. Para celebrarlo, junto a la alcaldesa, Concha Hernández, los vecinos se han ido hasta el Ayuntamiento para tomar el aguardiente y las rosquillas.

 

 

Según Hernández, "Estamos orgullosos de nuestras tradiciones, aunque somos conscientes de que muchas de ellas chocan con los vertiginosos avances sociales. Se ama, se siente, se vive y se piensa de distinta manera y no en todas partes los Antones son aceptados, por lo que pedimos disculpas a quienes su presencia haya podido turbar. Si bien, ha sido la estrella del municipio y el objetivo de nuestros visitantes".

 

Antón VII ha sido un vecino "ejemplar, silencioso, bonachón y pulcro. A veces un poco periférico queriendo buscar mundo, pero siempre ha tornado a su hogar, como buen mogarreño", ha concluido la edil.