Boicot de los compradores a la mesa de la patata de Salamanca

(Foto: Chema Díez)

Dos compradores de la mesa de la patata de Salamanca han enviado una carta a la Diputación como renuncia a seguir como miembros de la misma y otro no ha dado noticias sobre su ausencia. Los agricultores, indignados, tuvieron que cotizar el precio del tubérculo.

Lío, y de los grandes, en la mesa de la patata de Salamanca. Ningún miembro del sector comprador ha acudido a la jornada de este 29 de agosto, por motivos que se desconocen, aunque todo hace indicar que este hecho se debe al alto precio que tiene en la actualidad este tubérculo y que no quieren reconocer porque les perjudica.

 

Así, dos de los cuatro compradores, Manuel Aires y Carlos González, han enviado una carta a la Diputación de Salamanca renunciando a su puesto en la mesa, algo que ha dejado en evidencia a los responsables de la Lonja, que deben buscar un recambio de inmediato. Otro de los compradores estaba de vacaciones y del último no se tiene constancia del por qué de su ausencia.

 

Por este motivo, y pese a que el sector está en plena campaña, el presidente de la mesa, Jesús María Ortiz, ha cortado por lo sano y ha decidido de 'motu propio' que la mesa no volverá a celebrarse hasta dentro de 15 días, para contar con un margen necesario para encontrar a nuevos inquilinos, y sin importarle lo más mínimo que el sector esté trabajando a pleno rendimiento. Cosas del desconocimiento y de intentar arreglar un desaguisado...

 

Por su parte, y pese a este boicot de los compradores, los agricultores celebraron la mesa con la incredulidad de esta situación, pero atacando al sector 'opuesto' acusándole de no querer mostrar el precio real del tubérculo, "muy elevado, Cuando la patata valía 0,06 euros o menos, no había problemas. Ahora como vale mucho parece que sí los tienen", aseguraron.

 

Finalmente, el valor de las variedades de Jaerla, Agria y Red Scarlet se mantuvo estable y siguió cotizando a 310, 360 y 263 euros por tonelada, respectivamente.

Noticias relacionadas