Blatter se rinde ante ‘La Roja’

HOMENAJE. Más de trescientos jugadores se dieron cita en la Ciudad del Fútbol en un acto de reconocimiento al que se sumaron todos los internacionales desde 1940.
EFE /MADRID
El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, representó ayer el reconocimiento del fútbol mundial a la selección española con una reverencia ante los 23 jugadores que lograron el título en Sudáfrica 2010, durante un acto de homenaje al que se sumaron todos los internacionales de España desde el año 1940, entre los que estaban los salmantinos Nemesio Martín, Neme, y Luis García.

Más de trescientos jugadores se congregaron en la Ciudad del Fútbol para participar en un emotivo encuentro que facilitó el saludo de los más jóvenes con aquellos que empezaron a escribir la historia del fútbol español, como Di Stéfano, Suárez, Santamaría, Peiró, Eizaguirre y Santisteban.

Sentados en la primera fila de un gigantesco escenario, donde la Copa del Mundo acaparaba focos y flashes, los más veteranos se sumaron al homenaje en el que se rememoraron una vez más los momentos cumbres de Sudáfrica 2010, el gol de Andrés Iniesta en la final frente a Holanda y la entrega de la Copa a Íker Casillas.

Una foto para el recuerdo
Con emoción y agradecimiento y tras ser inmortalizados en una imagen histórica, el seleccionador Vicente del Bosque y los campeones del mundo subieron al escenario, donde el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, saludó a todos y reiteró su respeto con una reverencia.

Pepe Reina, Jesús Navas, David Silva, Javi Martínez, Fernando Llorente, Pedro Rodríguez, Álvaro Arbeloa, Sergio Busquets, Sergio Ramos, Xabi Alonso, Juan Mata, Víctor Valdés, Joan Capdevilla, Cesc Fábregas, Fernando Torres, Xavi Hernández, David Villa, Andrés Iniesta, Carles Puyol, Carlos Marchena, Gerard Piqué, Raúl Albiol, Íker Casillas y Vicente del Bosque pusieron en pie a los presentes con una ovación.
“Permítanme que a partir de ahora diga que tengo un equipo que es la selección española”, dijo el presidente Blatter, tras destacar que España ganó el Mundial por jugar a ganar y entregar el diploma de campeón del mundo al presidente de la Federación Española, Ángel Villar, y un emblema a Del Bosque.

Blatter recordó a éstos que la condición de campeón del mundo “es una responsabilidad porque el fútbol es parte de la sociedad”, mientras Villar se comprometía a que España lucirá “con gallardía y nobleza” el emblema de campeón.