Bioseguridad y Análisis Inmunológico, ratones de laboratorio con sello salmantino

TRIBUNA

“Marcamos la pauta en lo que la cría de roedores de laboratorio y el desarrollo de kits de diagnóstico para enfermedades y parásitos en animales”, asegura el fundador de la compañía, apoyada por Iberaval.

La empresa Bioseguridad y Análisis Inmunológico trabaja desde 2006 en el sector de la innovación y la biotecnología en Salamanca. La cría de roedores para laboratorio y el desarrollo de kits de diagnóstico para enfermedades y parásitos en animales son sus principales líneas de negocio. La aventura comenzó con una ayuda de la Universidad de Salamanca a cuatro compañeros apasionados de la biología que en la actualidad han conseguido crear una empresa única en Castilla y León.

 

Fernando Simón Martín, director técnico de la compañía, presume de su innovación: “actualmente, marcamos la pauta en este ámbito investigador en la Comunidad autónoma”. Su apuesta por la I+D+I es lo que diferencia a esta empresa dentro de su sector: “nosotros queremos seguir invirtiendo en desarrollo tecnológico para conseguir los productos innovadores que nos permitan mantenernos en primera línea del mercado”, comenta.

 

La empresa, localizada en Moriñigo, un pequeño municipio al norte de Salamanca, mantiene dos empleos indefinidos y aunque tiene a su principal cliente en Castilla y León ha conseguido llegar al ámbito internacional: “Todavía somos pequeños, pero nuestros productos ya llegan a países como Holanda o Emiratos Árabes Unidos”, asegura su director técnico.

 

En este crecimiento ha sido clave el apoyo de Iberaval, que ha ayudado a la empresa a seguir en el camino de la innovación mediante la compra de nuevo material de laboratorio. “La experiencia con Iberaval ha sido muy grata, el periodo de resolución fue muy breve y recibimos la ayuda rápidamente. Todo fueron facilidades”, comenta Fernando Simón.

 

A pesar de su éxito, los socios de la empresa siguen teniendo ambición por ampliar su proyecto. De hecho, ya negocian con una sociedad catalana un acuerdo para proveerla de material biológico y desarrollan una nueva línea de productos para las enfermedades parasitarias de animales domésticos que verá la luz en 2016.

 

IBERAVAL EN SALAMANCA

 

El importe total de los avales concedidos por Iberaval en Salamanca ha aumentado en un 44% en lo que va de año respecto al mismo periodo del ejercicio anterior y ha llegado a los 8,4 millones de euros repartidos en casi 90 avales.

 

El importe medio de estos avales ha aumentado de manera importante en el primer semestre de 2015 y se sitúa en 134.131 euros. Además, el plazo de amortización para devolver los importes prestados se aproxima a los cinco años y medio. En esos primeros meses de este ejercicio, el producto más demandado, como en el resto de Castilla y León, ha vuelto a ser ADE FINANCIA, impulsado por la Junta de Castilla y León.

 

Históricamente, en Salamanca, Iberaval ha formalizado 15.500 avales por más de 276 millones de euros. Y en la actualidad, se mantienen abiertos 880 expedientes que suponen un importe total de 46 millones de euros. Además, su respaldo ayuda a mantener más de 5.600 puestos de trabajo, de los cuales el 90% son indefinidos.

 

La delegación de Salamanca se encuentra localizada en la céntrica calle Espoz y Mina, 19 y está coordinada por Santos Sánchez, quien en los últimos años se ha volcado en el objetivo de facilitar financiación en las mejores condiciones a las pequeñas y medianas empresas y a los autónomos de la provincia y, de este modo, aumentar el dinamismo en la zona.

 

En este sentido, Santos Sánchez destaca que, “tras los años de la crisis en los que hemos apoyado fundamentalmente operaciones de empresas que necesitan tesorería para su día a día en Salamanca, observamos que esto está variando y va habiendo más peticiones de créditos para inversión, 19 sólo en lo que llevamos de 2015”.

 

Esta entidad es apoyada por 2.050 socios salmantinos, es decir pymes y autónomos que se han beneficiado de las posibilidades de acceso al crédito que ofrece Iberaval, y también cuenta con 17 socios protectores en la provincia, como Caja Rural de Salamanca, la Diputación Provincial, o la Cámara de Comercio e Industria, entre otros.