Billetes más baratos, más horarios y promoción de la ciudad, objetivos tras la subida del tren a Madrid

Primer viaje Madrid Salamanca nuevo tren Alvia

El alcalde, que tiene pendiente una conversación con el presidente de Renfe, se compromete a pedir billetes "lo más baratos posible" y un convenio para promocionar la ciudad e incentivar que los turistas hagan noche.

El Ayuntamiento de Salamanca iniciará próximamente las conversaciones con Renfe para buscar unas mejores condiciones de precio y horarios y pactar acciones de promoción vincualdas al nuevo servicio de alta velocidad Madrid-Salamanca. Una gestión que se ha demorado hasta después de la puesta en marcha de la conexión hace casi un mes y con la que se pretende paliar los efectos del aumento de precios que se ha producido tras acabar la fase de promoción.

 

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha reiterado esta mañana que, a mediados de diciembre, mandó una carta al presidente de Renfe para tratar las condiciones de la nueva conexión ferroviaria. Y ha añadido que, aunque ha tenido una conversación "informal" con la ministra de Fomento, Ana Pastor, esta le ha remitido al presidente de Renfe, con el que tiene pendiente una conversación telefónica que todavía no se ha producido.

 

 

BILLETES MÁS BARATOS

 

Cuando se produzca, la intención del Ayuntamiento es proponer a Renfe un convenio que contemple más horarios con el tren de altas prestaciones, el que tarda hora y media hasta Madrid; mejores tarifas, que el alcalde ha resumido en "voy a pedir que sea lo más barato posible"; y un programa de promoción de la ciudad que incentive el aumento de las pernoctaciones, buscando que los turistas no sólo lleguen en el tren, sino que hagan noche, para lo cual habría que variar la oferta de horarios.

 

Además, el alcalde ha planteado que la forma de conseguir que mejoren los precios y horarios y que el servicio beneficie más a la ciudad es lograr la declaración de conexión de servicio público. El Ayuntamiento va a intentar que el Estado reconozca esta línea como imprescindible para la ciudad, lo que aseguraría que Renfe tiene que prestar el servicio en condiciones accesibles, no sólo con arreglo a criterios comerciales.