¿Besas a tu perro al menos una vez al día?

El 80 por ciento de los niños prefiere tener una mascota antes que jugar con un videojuego y se apoyan en ellos para combatir situaciones de miedo o tristeza. En el 46 por ciento de los hogares españoles hay una mascota. 

El 76 por ciento de propietarios de perros confiesa que, al menos, besa a su mascota una vez al día y 8 de cada 10 niños ha asegurado que prefiere jugar con su gato o con su perro antes que con videojuegos, según el Primer Análisis del Observatorio Fundación Affinity sobre el vínculo entre personas y animales de compañía.

 

Según este estudio, el 63 por ciento de los propietarios de mascotas le dice a su perro cosas que no le comparte con nadie más. En total, el 46 por ciento de los hogares españoles convive con una mascota y 9 de cada 10 propietarios confían en que si todos le abandonasen, su perro seguiría a su lado.

 

Además, la mayoría (8 de cada 10) señala que su perro es un motivo para levantarse cada día. El estudio destaca los fuertes lazos afectivos de los amos y sus mascotas. El observatorio está formado por distintos estudios en los que ha participado la Cátedra Fundación Affinity Animales y Salud del departamento de Psiquiatría de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

 

El documento concluye que el papel de las mascotas va mucho más allá del animal de compañía, ya que nueve de cada diez personas destaca que su perro "siempre está ahí cuando necesita consuelo, afecto, seguridad o motivación" y tiene la certeza de que seguiría siempre a su lado de forma incondicional. En ese sentido, un 70 por ciento de los encuestados afirma que su perro le da compañía "constante". Concretamente, el 85 por ciento de la abrazos y el 76 por ciento, besos, a diario.

 

El estudio constata los "beneficios" de convivir con un perro o un gato superan "con creces" la responsabilidad que implica su cuidado. De este modo, más de un 75 por ciento estima que ocuparse de su perro es una tarea fácil.

 

Por otro lado, el 54 por ciento de las personas se lleva su perro a visitar a sus amigos por lo menos una vez por semana, mientras que el 84 por ciento juega con él cada día y el 90 por ciento ve la tele acompañado de su mascota.

 

La investigación refleja que los propietarios de perros van un 15 por ciento menos al médico y señala que los hombres con mascota tienen menos colesterol, triglicéridos y tensión arterial que los que no tienen animal de compañía. Mientras, las mujeres de más de 40 años con mascota tienen menor tensión arterial que las no propietarias.

 

LOS NIÑOS, UN VÍNCULO ESPECIAL 

 

Respecto a la vinculación de los niños con sus mascotas, el observatorio apunta a una conexión "especialmente fuerte" y 8 de cada 10 niños entre 9 y 12 años prefieren jugar con sus mascotas que con videojuegos. Además, los lazos afectivos con el animal de compañía  son los que mejor les hacen superar la sensación de miedo o tristeza, pues el niño recurre de forma habitual a su mascota para abrazarla y encontrar alivio en estas situaciones.

 

Este comportamiento se repite cuando al niño se le presenta un problema, ya que busca a su perro o gato como fuente de consuelo en la misma medida que a sus padres.

 

Por tanto, los datos concluyen que teniendo en cuenta que casi la mitad de los hogares españoles conviven con animales de compañías, su presencia en las familias representa una fuente importante de salud y bienestar.

 

El informe revela que las adopciones han aumentado, pero la cifra de abandono se mantiene constante. Concretamente, los motivos más habituales para el abandono de animales de compañía son las camadas indeseadas (18,6%); factores económicos (14,5%), pérdida de interés por el animal (9,9%), fin de la temporada de caza (8,9%) y los problemas de comportamiento del animal (8,6%).

 

En España se recogieron en torno a 110.000 perros en 2012, una cifra muy similar a la de años anteriores. En cuanto a los gatos, en 2012 se recogieron unos 33.000, lo que supone un leve descenso. Mientras, el dato "más positivo" es un incremento de las adopciones lo que apunta mayor sensibilización y solidaridad hacia los animales que se encuentran en los centros de acogida.

 

Concretamente, en 2008 se adoptaba en torno a un 30 por ciento de los animales de compañía, mientras que en 2012 este porcentaje ha aumentado hasta el 50 por ciento en el caso de los perros y hasta un 40 por ciento en los gatos.