Berkeley rechaza los argumentos de Enusa para no explotar los yacimientos de las reservas de uranio

La compaùía minera subraya su compromiso con el proyecto Retortillo-Santidad

La compaùía Berkeley Minera Espaùa considera que el reciente comunicado emitido por Enusa para justificar el incumplimiento del acuerdo de colaboración suscrito entre ambas compaùías contiene un cúmulo de inexactitudes que no responden a la verdad y falsean la naturaleza de su compromiso de cooperación. Berkeley Minera, cuyo proyecto para la explotación de uranio en los yacimientos de Retortillo y Santidad progresa satisfactoriamente, lamenta que la actitud de Enusa impida el aprovechamiento de otros yacimientos de uranio, las Reservas del Estado del Dominio Minero, que comportaría significativos beneficios en tÊrminos económicos y de generación de empleo.

De este modo, Berkeley ha puesto de manifiesto en una nota de prensa que Enusa se olvida de mencionar en su comunicado que los documentos de viabilidad entregados por Berkeley a Enusa, relativos a las Reservas del Estado que forman el Dominio Minero objeto del Consorcio, incluyen una declaraciĂłn de viabilidad que estĂĄ soportada y avalada por la firma Jacobs Engineering (que ha actuado como lĂ­der de mĂĄs de una docena de firmas de reconocido prestigio internacional y con cientos de proyectos mineros ejecutados y en operaciĂłn en todo el mundo, especializadas en las diferentes disciplinas mineras de este proyecto, incluyendo dos de las firmas de ingenierĂ­a espaĂąolas con mĂĄs amplia experiencia y reputaciĂłn en la ejecuciĂłn de este tipo de proyectos), y por la firma de valoraciĂłn de activos empresariales Accuracy, especializada en arbitrajes que tambiĂŠn ha auditado el modelo financiero y los parĂĄmetros en ĂŠl considerados.

Todos los costes de la inversiĂłn y demĂĄs costes operativos estĂĄn respaldados con ofertas actualizadas recibidas de proveedores, tanto internacionales como espaĂąoles, especialistas en sus distintos campos de actividad, como son contratistas mineros, contratistas de trabajos de restauraciĂłn, tuberĂ­as y caldererĂ­a, obra civil, maquinaria auxiliar, ejecuciĂłn de proyectos, etc. AdemĂĄs, el diseĂąo de la ingenierĂ­a y la viabilidad del proyecto han sido desarrollados por personal de dentro y fuera de Berkeley con una amplia experiencia en la tecnologĂ­a y metodologĂ­a que se aplican actualmente en la explotaciĂłn de yacimientos mineros de uranio.

Berkeley ha ofrecido a Enusa en numerosas ocasiones la celebraciĂłn de reuniones tĂŠcnicas entre las firmas de consultorĂ­a de Berkeley y Enusa, con el objetivo de que se pudiera llegar a un punto de encuentro en las supuestas carencias manifestadas por Enusa; ofrecimiento que siempre ha sido rechazado por Enusa. Berkeley nunca ha entendido el porquĂŠ, pero claramente esta negativa evidencia la nula intenciĂłn de Enusa de llegar a un acuerdo.

Berkeley cree tambiĂŠn que Enusa ha evitado mencionar las significativas diferencias existentes en cuanto a tamaĂąo, sistema de operaciĂłn previsto por Berkeley asĂ­ como condiciones de mercado actuales, con respecto a las operaciones que Enusa llevĂł a cabo en su dĂ­a. El proyecto que Berkeley pretende llevar a cabo en las Reservas que forman el Dominio Minero es de una envergadura considerablemente superior al llevado a cabo por Enusa en su dĂ­a en la zona, mĂĄs eficiente en cuanto a coste, con la utilizaciĂłn de la mĂĄs moderna tecnologĂ­a disponible y con una condiciones de mercado que son seis veces superiores a las existentes cuando Enusa paralizĂł su actividad minera, lo que va a permitir la obtenciĂłn de economĂ­as de escala para un proyecto de importancia global, sobre todo si se aĂąade a aquel el proyecto Salamanca 1 (propiedad 100% de Berkeley), tal y como se detalla a continuaciĂłn:

- El proyecto Retortillo-Santidad, que es la 1ÂŞ fase del denominado Proyecto Salamanca 1 (100% propiedad de Berkeley) y que es la primera prioridad de la empresa, producirĂĄ una cantidad equivalente al 45-50% del uranio consumido anualmente por las centrales nucleares espaĂąolas, y equivalente al 1,2% de la producciĂłn anual mundial de uranio. Esto supone la materia prima para la generaciĂłn del 12% de la electricidad que se consume en EspaĂąa anualmente. Sin duda, son cifras destacables.

- Si sumamos a lo anterior la 2ÂŞ fase del Proyecto Salamanca 1, ubicado en derechos mineros 100% propiedad de Berkeley que son satĂŠlites del yacimiento anteriormente mencionado, la producciĂłn serĂĄ equivalente al 65-70% del uranio consumido anualmente por las centrales nucleares espaĂąolas, y equivalente al 1,8-2% de la producciĂłn anual mundial de uranio. Esto supone la materia prima para la generaciĂłn del 16% de la electricidad que se consume en EspaĂąa anualmente.

- Ya hemos mencionado anteriormente que el Proyecto Salamanca 1 es la primera prioridad de Berkeley. Sin embargo, si aĂąadimos a las cifras anteriores el uranio procedente de las Reservas del Estado que Berkeley posee en consorcio con Enusa (en la proporciĂłn 90% y 10%, respectivamente), la producciĂłn serĂĄ equivalente al 110-120% del uranio consumido anualmente por las centrales nucleares espaĂąolas, y equivalente al 4% de la producciĂłn anual mundial de uranio. Esto supone la materia prima para la generaciĂłn del 25% de la electricidad que se consume en EspaĂąa anualmente. En opiniĂłn de Berkeley, la diferente envergadura entre los proyectos diseĂąados por Berkeley y las antiguas explotaciones de Enusa, es presumiblemente lo que genera en Enusa cierta confusiĂłn, cuando ademĂĄs no se refleja el hecho de que el precio en el mercado es seis veces superior a la ĂŠpoca en la que Enusa paralizĂł su actividad minera, y siendo ademĂĄs la expectativa de la gran mayorĂ­a de los analistas especializados que estos precios incluso se incrementen de forma significativa en los prĂłximos aĂąos.

Berkeley ha estado trabajando en paralelo tanto con la viabilidad de las Reservas que forman el Dominio Minero y que ha sido sobradamente probada, como con la viabilidad del Proyecto Salamanca 1, la cual ha sido tambiĂŠn avalada de forma autĂłnoma. Los detalles del citado Proyecto Salamanca 1 pueden ser consultados en la pĂĄgina web de la empresa www.berkeleyresources.com.au, mereciendo la pena destacar que los trĂĄmites para la obtenciĂłn de los permisos estĂĄn avanzando segĂşn lo previsto, por lo que se espera que estĂŠ en producciĂłn en el aĂąo 2014, como un proyecto independiente, tĂŠcnica y econĂłmicamente viable por sĂ­ solo, y cuya viabilidad y sostenibilidad no depende de la futura explotaciĂłn de las Reservas del Estado que forman el Dominio Minero.

La explotaciĂłn del yacimiento de Retortillo-Santidad va a generar 350 empleos directos durante la construcciĂłn y 196 durante la fase de operaciĂłn, tal y como consta y se detalla en los documentos que han sido presentados ante las administraciones correspondientes. La explotaciĂłn de las Reservas del Estado que forman el Dominio Minero generarĂ­an 600 empleos durante la fase de construcciĂłn y 250-300 durante la fase de operaciĂłn. A esto habrĂ­a que aĂąadir el empleo indirecto que, segĂşn los estudios realizados por la Universidad de Salamanca, fue de 5 a 1 cuando Enusa estuvo explotando las minas de Saelices el Chico.

Los efectos de la negativa de Enusa formar la empresa mixta y pasar a fase de explotaciĂłn de las Reservas del Estado que forman el Dominio Minero podrĂ­a suponer lo siguiente, siendo estas cifras Ăşnicamente atribuibles a las Reservas del Estado y no al Proyecto Salamanca 1 que como hemos dicho antes es independiente y cuenta con otras cifras de inversiĂłn:

- Que se dejase de invertir en Salamanca, y en la comarca de Ciudad Rodrigo en particular, una cantidad cercana a 950 millones de euros a lo largo del proyecto minero.

- Que Enusa y el Estado EspaĂąol, bajo la forma de dividendos, cĂĄnones de producciĂłn e impuestos, dejarĂĄn de ingresar mĂĄs de 155 millones de euros.

- Que en caso de que el resultado arbitral fuera favorable a Berkeley, teniendo en cuenta las condiciones con las que estĂĄ planteado, Enusa deberĂ­a indemnizar a ĂŠsta con mĂĄs de 150 millones de euros en concepto de daĂąo emergente y lucro cesante.

El Acuerdo de Consorcio y el de ColaboraciĂłn firmados entre Berkeley y Enusa establece que la sociedad conjunta entre ambas partes se firmarĂ­a una vez que Berkeley tomase la decisiĂłn de explotar. En dichos Acuerdos, que fueron aprobados por el Consejo de Ministros, no hay menciĂłn alguna a la hipotĂŠtica necesidad de que Enusa apruebe un Estudio de Viabilidad. Este extremo es ademĂĄs totalmente lĂłgico, ya que el Acuerdo refleja la realidad de la situaciĂłn, en el sentido de que Berkeley serĂĄ la Ăşnica parte que contribuirĂĄ con el 100% de la inversiĂłn, estando Enusa liberada tanto de realizar contribuciĂłn inversora alguna como de asumir riesgos, pero recibiendo a cambio el 10% de los dividendos, mĂĄs los cĂĄnones de producciĂłn, etc.

Berkeley, en sus relaciones con Enusa, ha derrochado suficiente paciencia y ha demostrado buena fe desde que el consorcio fue aprobado. Berkeley ha concedido a Enusa todas las extensiones de plazo que ha solicitado para la formaciĂłn de la sociedad conjunta y Berkeley ha sido la Ăşnica parte que ha estado ofreciendo soluciones para avanzar en la explotaciĂłn de los yacimientos no habiendo sido recibida absolutamente ninguna propuesta de Enusa que pudiera ayudar a resolver la discrepancia de pareceres. En opiniĂłn de Berkeley los hechos han venido a demostrar que la Ăşnica intenciĂłn de Enusa ha sido Ăşnicamente la de retrasar el proceso pero nunca ha habido constancia de intenciĂłn de llegar a ningĂşn acuerdo ya que no ha habido durante todo este tiempo ni una sola propuesta de Enusa para desbloquear la situaciĂłn, lo que ha generado grandes y graves daĂąos y perjuicios tanto para Berkeley como para sus accionistas.

Por tanto, la Ăşnica salida que tenĂ­a Berkeley ha sido comenzar el procedimiento de arbitraje previsto en el Acuerdo de ColaboraciĂłn firmado con Enusa como vĂ­a de resoluciĂłn de cualquier falta de entendimiento a lo largo del mismo. Es mĂĄs, Berkeley ha estado siempre dispuesta a negociar, incluso despuĂŠs iniciado el arbitraje, y es solo la falta de compromiso de Enusa para buscar conjunta y activamente con Berkeley una soluciĂłn amistosa lo que ha motivado la soluciĂłn actual.

La actuaciĂłn de Enusa es difĂ­cilmente explicable, ya que Berkeley se involucrĂł en el Consorcio para la explotaciĂłn de las Reservas del Estado despuĂŠs de haber sido seleccionada por Enusa para ello mediante un proceso de concurso pĂşblico, y siempre ha actuado segĂşn lo previsto en el Acuerdo de Consorcio y en el Acuerdo de ColaboraciĂłn firmados entre las partes. Con independencia del resultado del arbitraje que se menciona anteriormente, Berkeley continĂşa comprometida con la prĂłxima explotaciĂłn de los yacimientos de Retortillo-Santidad (100% propiedad de Berkeley) y continua dedicando todo el esfuerzo de su equipo directivo y de profesionales para que se cumpla el objetivo de comenzar su construcciĂłn a mediados de 2013 y la puesta en marcha comercial a lo largo de 2014. Como se ha enfatizado anteriormente, el proyecto es autĂłnomo e independiente del Dominio Minero de Enusa y de significativa entidad tanto para Berkeley como para la comarca donde estĂĄ ubicado, y que, como tambiĂŠn se ha mencionado anteriormente, tiene entidad destacable tanto desde el punto de vista de la producciĂłn mundial de uranio, como con respecto al consumo anual de las centrales nucleares espaĂąolas.