Berkeley niega favoritismos en la compra de terrenos o contratación de personal para Retortillo

Instalaciones de Berkeley en Retortillo.

La empresa promotora del proyecto de Retortillo aclara que un tasador valora las fincas que compra, que hizo tres ofertas para el terreno de su oficina principal y que no contrata a nadie por filiación política, personal o sindical.

La empresa Berkeley, impulsora del proyecto de Retortillo-Santidad, ha querido salir al paso de las informaciones difundidas por varios medios de comunicación que recogen  la presentación por parte de la Plataforma Stop Uranio de una querella contra el antiguo equipo de gobierno del Ayuntamiento de Retortillo en los juzgados de Ciudad Rodrigo. Antes esta situación, la empresa quiere dejar claro que la actividad de Berkeley consiste en la explotación de un yacimiento minero. Las fincas a adquirir están en función de la ubicación del yacimiento y de la ubicación prevista y aprobada de las instalaciones, con independencia de quien sea el dueño de las fincas y de su afiliación política.

 

Para ello, una empresa de valoración independiente ha tasado todas las fincas donde irán ubicadas las futuras instalaciones mineras de Berkeley, teniendo en cuenta las peculiaridades de cada finca (el valor del suelo, del arbolado, de las charcas, cierres, construcciones...) y conforme a los criterios de valoración establecidos por la ley, y teniendo en cuenta los justiprecios del Jurado Provincial de Expropiación Forzosa. Y según estos criterios Berkeley continúa comprando fincas en la zona.

 

Para el caso específico de la compraventa de la finca donde están ubicadas las oficinas de la empresa en Retortillo, la única condición inexcusable era que el terreno estuviera en una zona adyacente al yacimiento en donde se va a desarrollar el proyecto minero. La empresa cumplió con su norma habitual de actuación de solicitar tres ofertas cuando compra o requiere los servicios de un proveedor.

 

Tres eran las fincas que cumplían estos requisitos y a los dueños de las tres se les hizo la misma oferta económica, basada en la valoración independiente citada anteriormente. Con la propiedad de la finca más idónea, no se pudo cerrar un acuerdo ya que uno de los copropietarios decidió no vender por considerar bajo el precio ofrecido.

 

Con la propiedad de la segunda finca no se pudo concretar la operación porque los documentos de propiedad no estaban en regla ni debidamente inscritos en el Registro de la Propiedad. Estas circunstancias redujeron las posibilidades de adquisición a una única finca, lo cual consta en el expediente administrativo en el Ayuntamiento.

 

La licencia urbanística para la construcción de las oficinas de Berkeley fue aprobada por unanimidad por el pleno del Ayuntamiento de Retortillo: votaron a favor todos los concejales (PP y PSOE) previos los informes vinculantes de la Comisión Territorial de Urbanismo de Salamanca de la Junta de Castilla y León y el Servicio de Asistencia Técnica de la Diputación de Salamanca.

 

Berkeley aclara también que cuando hace la selección y contratación de personal no discrimina ni por el color político, ni por las creencias o afiliaciones sindicales de sus empleados y conforme al acuerdo de colaboración firmado con el Ayuntamiento de Retortillo hace 6 años otorga preferencia en la contratación de personal a los vecinos de los pueblos de Retortillo y Villavieja de Yeltes, primando a las personas afectadas por la compraventa de terrenos.