Berkeley explotará las minas de uranio y garantiza los fondos

Oficial. La empresa australiana hizo ayer pública la decisión, que conllevará una ampliación de capital. Empresa conjunta. El siguiente paso será constituir una sociedad entre Enusa y Berkeley
MONDRIÁN / DAVID RODRÍGUEZ
La reapertura de las minas de uranio de la comarca de Ciudad Rodrigo parece que ahora sí ya no tiene marcha atrás. En la jornada de ayer, la empresa australiana Berkeley Resources, quien tiene los derechos de explotación de las minas, cumplió uno de los trámites fundamentales en el camino hacia esa reapertura. En este caso consistía en confirmar formalmente (por escrito) a Enusa, la propietaria de las minas, su intención de volver a explotarlas.

Berkeley comunicó ayer a la Bolsa de Valores Australiana (ASX, en sus siglas en inglés) esta decisión, tal y como marcaba el convenio de colaboración que firmaron esta empresa y Enusa en enero de 2009. Una vez confirmada la intención de explotar las minas, y tal como señalaba ayer Berkeley en un comunicado, ahora se desencadena una secuencia de acciones, tal y como marcaba aquel protocolo de colaboración, para el desarrollo del proyecto en torno al uranio en la comarca.

La primera de ellas es la constitución de una nueva empresa conjunta, dentro de los próximos 60 días, a contar desde ayer. En ella, Berkeley tendrá el 90% de las acciones, y Enusa el 10% restante. Esta empresa será la encargada de desarrollar el proyecto minero de la comarca, y será la que ponga en marcha la mina.

Otro paso fundamental es la presentación del Plan de Explotación elaborado por Berkeley al Gobierno central. Este plan se le presentó a Enusa el pasado 18 de noviembre, sin que hasta el momento esta empresa haya hecho pública una decisión en torno al mismo. Por este plan, Berkeley ve viable la reapertura de las minas.

También siguiendo el acuerdo de enero de 2009, Berkeley deberá pagar a Enusa 20 millones de euros, en los 30 días posteriores a que finalice el plazo de dos meses que hay para la constitución de la nueva empresa. Este pago se realiza por la transferencia a la nueva empresa de los elementos que son propiedad de Enusa en el proyecto de explotación de las minas, como son las licencias de reserva del Estado.

Para pagar estos 20 millones de euros (26,80 millones dólares australianos), Berkeley ha firmado acuerdos con las compañías RBC Capital Markets, BMO Capital Markets y Dundee Securities Corporation. Así, a través de estos acuerdos, RBC y BMO han acordado financiar de forma conjunta un aumento de capital de Berkeley de 55 millones de dólares australianos. Será al precio de 1,70 dólares por acción, lo que supone 32.360.000 nuevas acciones. De esta ampliación de capital, 26 millones de dólares australianos están sujetos a la aprobación de los accionistas de la compañía, en una Junta General que se celebrará probablemente a primeros del mes de marzo. El resto, 29 millones, ya han sido aprobados por el Consejo de Administración de Berkeley.

La cantidad restante de la ampliación de capital que no va para Enusa, serán fondos adicionales de viabilidad, que se destinarán entre otras cosas a la puesta en marcha de una planta piloto. Esta planta se instalará en Australia, y en la misma, durante 1.200 horas, se estudiará el procesamiento del mineral para determinar el proceso óptimo de obtención del mismo. Además, con esos fondos se incidirá en la perforación de objetivos de alta calidad dentro de la zona de las minas, según señala el comunicado. Es decir, continuarán realizándose sondeos para evaluar lo mejor posible y con la mayor fiabilidad el mineral que está en el suelo. Este paso es fundamental ya que, a más fiabilidad del mineral, más fácil será que empresas externas se interesen en las siguientes fases del proyecto, incluida la reapertura.