Benzemá encuentra su sitio y cierra con dos goles un encuentro plácido

El Real Madrid derrotó a un Hércules elegante al que le faltó pegada, con un doblete de Karim Benzema en un encuentro en el que ofreció lo justo en una semana marcada por el duelo europeo ante el Olympique de Lyon.
EFE

Castigó la valentía del Hércules. Un equipo con buen gusto, que comenzó mostrando calidad en el toque, imaginación gracias a la calidad del canterano Kiko Femenía pero como un flan en defensa. Un saque de esquina preciso de Granero y un desmarque de Di María que, escorado, no acertó en el mano a mano ante Calatayud, mostraban la endeblez. Los visitantes probaron a Casillas en dos disparos blandos.

Los equipos grandes y los futbolistas mágicos tienen la formula para aparecer en un segundo y decidir. Lo hizo Özil para ver el desmarque de Arbeloa en banda derecha, que apuró al máximo para con un preciso pase de la muerte regalar el gol a Benzema. Se adentra en su mejor momento el francés. Seis goles en tres partidos antes de la cita que marca una temporada. Encuentra su hueco a espaldas del 9. Las ausencias de Cristiano demuestran que Adebayor es su complemento ideal.

Evitó la sentencia Calatayud en minutos de incertidumbre del Hércules, sacando un cabezazo de Adebayor tras un nuevo centro preciso de Arbeloa. Salió dispuesto a matar el partido el Real Madrid tras el descanso. No se habían cumplido 25 segundos cuando Adebayor enganchó en un gesto brillante con la derecha un pase en profundidad de Di María. El larguero repelió el disparo. Una nueva madera del equipo que más se estrella en los palos con 17.

Y volvió a aparecer Benzema. Primero con una delicatessen tras un balón picado de Di María que controló con un sombrero a un defensa y un disparo que sacó Calatayud. Y sentenciando con un bello gol, en un recorte a su marcaje y un derechazo imparable, ajustado al palo. Restaban 35 minutos para reservar fuerzas.