Baskonia activa el 'modo rodillo' ante Panathinaikos

El conjunto de Velimir Perasovic quiere regresar a una 'Final Four' ocho años después y este miércoles dio un paso al frente. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

LABORAL KUTXA BASKONIA: Adams (20), Hanga (10), Bertans (5), Tillie (7) y I.Diop (-) --cinco inicial--; Bourousis (15), Blazic (7), James (11), Planinic (7) y Corbacho (2).

  

PANATHINAIKOS: Calathes (5), Williams (7), Raduljica (21), Pavlovic (2) y Gist (7) --cinco inicial--; Diamantidis (-), Haynes (11), Fotsis (2), Feldeine (2), Hunter (7) y Kuzmic (4).

  

ÁRBITROS: Radovic (CRO), Ryzhyk (UKR) y Pastusiak (POL). Sin eliminados.

 

PABELLÓN: Fernando Buesa Arena. 10.936 espectadores.

El Laboral Kutxa logró el primer punto de la eliminatoria de cuartos de final tras imponerse con autoridad al Panathinaikos (84-68), un duelo marcado por la solvencia de los vascos, que estuvieron liderados por un sobresaliente Darius Adams, autor de 20 puntos.

  

El conjunto de Velimir Perasovic quiere regresar a una 'Final Four' ocho años después y este miércoles dio un paso al frente. Los vitorianos, a excepción de las dudas iniciales, tomaron el mando mediado el segundo cuarto (29-22) y se apoyaron en su gran defensa para ir forjando las primeras ventajas.

  

Pese al empeño de Miroslav Raduljica, el más certero en el PAO, el conjunto dirigido por Aleksandar Djordjevic se deshizo antes del descanso --perdido con el rebote-- y sorprendido por el juego interior de Baskonia, que firmó sus mejores momentos para terminar de abrir brecha en el electrónico del Buesa Arena.

  

El paso por vestuarios supuso la continuación del buen juego baskonista, que no bajó el nivel, todo lo contrario y encontró un parcial de 10-0 para terminar de romper el duelo (54-34). Ioannis Bourousis se sumó a la fiesta de los vitorianos para cimentar el primer punto de los cuartos de final.

  

En el último asalto, Baskonia levantó el pie del acelerador, pero ya tenía la victoria en el bolsillo. Los de Perasovic contuvieron a la perfección a Haynes y los últimos arreones del conjunto griego, pero ya no había opción para nada. Los cuartos comienzan con un golpe sobre la mesa de los vascos.