Bajan los casos de acoso a profesores en Salamanca, pero preocupan las denuncias de padres

El Defensor del Profesor de ANPE contabiliza solo tres casos el curso pasado en Salamanca, donde habían llegado a las nueve. Primaria ya acumula el mayor número de incidencias y toman protagonismo el acoso de compañeros y las denuncias de padres.

La convivencia en las aulas ha experimentado un ligero retroceso en la provincia, al menos, en materia de acoso a los profesores. Según los datos del informe del Defensor del Profesor del sindicato ANPE, el pasado curso 2013/2014 se registraron en Salamanca tres casos de acoso en el sistema escolar de la provincia, una cifra reducida, pero que debe preocupar porque detrás de las denuncias suele haber situaciones insostenibles.

 

El dato confirma que estas situaciones se han reducido en el sistema educativo de la provincia porque en el curso 2012/2013 se llegaron a denunciar nueve casos; de hecho, hacía tres cursos que la conflictividad que sufren los docentes no estaba tan baja en la provincia. Por contra, se constata el aumento de este tipo de situaciones en Castilla y León, donde han aumentado en cinco provincias, especialmente en Valladolid y León; en total el sistema eductivo regional suma 46 casos denunciados ante esta institución del sindicato que elabora un informe de reconocida validez.

 

En el aumento de casos incide la aparición de algunas situaciones que hasta ahora eran poco frecuentes y la irrupción del acoso a los profesores en niveles donde no se había dado. Según los datos de ANPE para Castilla y León, el nivel educativo en el que más denuncias se han producido es Educación Primaria, por encima incluso de la ESO; y también se contabilizan casos en Infantil. El 80% de todos los casos se concentran en estas tres etapas.

 

En cuanto a los problemas, han aparecido los casos de acoso de compañeros de docencia, se mantienen las amenzas de alumnos y también han aumentado mucho las agresiones denunciadas. También son muy numerosos los casos de problemas con la administración y con el equipo directivo de los centros. Pero lo que más preocupa es que han aumentado de manera importante las incidencias con padres. Así, hay menos amenazas, pero los padres han recurrido a las denuncias contra profesores en cuatro casos el curso pasado en Castilla y León.

 

 

ANÁLISIS DE LA SITUACIÓN

 

Los responsables de ANPE a nivel nacional han destacado que el 22% de los profesores que acuden al defensor denuncian que sufren "falsas acusaciones" tanto por parte de los padres como de los profesoresDe hecho, el 28% de los profesores que han acudido al Defensor del Profesor durante el curso 2013-2014 aseguran haber sufrido "acoso y amenazas" por parte de los padres, presión para modificar las notas de sus hijos (9% de los casos), denuncias (19%) e incluso agresiones físicas, según indica el 1%.

 

"Incluso en Infantil y Primaria se están dando casos de agresiones físicas de alumnos a profesores, aunque el daño físico será menor que en los cursos superiores. Cuando el profesor trata de contenerlos agarrándoles, los padres les denuncian alegando que son niños pequeños y no saben lo que hacen", explica la coordinadora del servicio del Defensor del Profesor, Inmaculada Suárez.

 

En este sentido, ha señalado la "incomprensión" de algunos docentes ante la "agresividad" con la que responden los alumnos a cualquier llamada de atención por parte de los profesores. "Estamos llegando a un punto en que cualquier límite que se le ponga a un alumno y cualquier llamada de atención, el alumno la considera como una agresión personal", ha explicado.

 

Además, en el caso de los conflictos con los padres, ha indicado que "mientras que antes eran cuestiones personales, que se resolvían entre el profesor, los padres y el alumno" la irrupción de Internet ha provocado que "muchos padres se metan en foros y vean los casos de otros padres". A juicio de la coordinadora del Defensor del Profesor, la consecuencia de esto es que "muchos más padres pongan quejas a la Administración, que en muchos casos consiguen que les suban las notas a sus hijos saltándose al profesor".

 

"Cualquier llamada de atención a su hijo o si no sacan la nota que quieren para ellos o por que no se apliquen los criterios organizativos que consideran para su hijo, o que no se les deje acceder a las aulas cuando les dé la gana", se convierten en ocasiones de conflicto entre padres y profesores, según ha indicado Suárez.

 

Aún así, ha señalado la posibilidad de que, en el trasfondo de algunos de los conflictos se encuentre el hecho de que "los padres están cabreados por la situación económica y recortes como la reducción de las becas de comedor". "Al final lo pagan con el que tienen más cerca, aunque no tenga ninguna culpa", ha explicado.

Noticias relacionadas