Baja la preocupación por el paro y la corrupción, pero sube la que generan los políticos

Sede del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)

La percepción de la situación política mejora 5,4 puntos tras las elecciones, pero sigue siendo mala para el 71%.

El paro y la corrupción continúan siendo los principales problemas de España si bien la inquietud generada por estos dos fenómenos cayó el pasado de mes junio, según se desprende del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), que, no obstante, también refleja un aumento de la preocupación que crean los políticos.


El trabajo de campo del sondeo hecho público este martes se realizó entre los días 2 y 12 de junio, justo cuando se estaban cerrando los pactos para la elección de los alcaldes en los ayuntamientos surgidos de las elecciones locales del 24 de mayo, que se constituyeron el día 13. El estudio se basa en un total de 2.484 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en un total de 239 municipios de 48 provincias y tiene un margen de error de más/menos 2%.

En concreto, el desempleo, que continúa como el principal problema nacional, es citado como un problema en el 78,2% de los cuestionarios, frente al 79,4% del mes anterior, mientras que la corrupción, que siguen en la segunda plaza, se menciona en el 47,1% de las encuestas y cae 3,7 puntos respecto a mayo.

Los problemas económicos repiten en tercer puesto con un 25,4% de menciones y el cuarto es otra vez para la clase política, que sube dos puntos respecto a mayo al pasar de un 18,8% a un 20,7%. Y también ha crecido la preocupación en torno al Gobierno y los partidos en general, que ahora está en el 3,3% frente al 2,4% del mes anterior.

Sin embargo, la percepción que tienen los ciudadanos de la situación política ha mejorado algo. Si coincidiendo con el inicio de la campaña electoral ésta era "mala" o "muy mala" para el 76,5%, tras los comicios ese porcentaje ha caído 5,4 puntos y se sitúa en el 71,1%.

En paralelo, los que creen que la actual coyuntura política es "buena" o "muy buena" suman el 3,8%, frente al 2,9% de mayo. Para el 10,1% la situación política es ahora mejor que un año antes, frente al 32,2% que cree que ha empeorado. Y, con la vista puesta en 2016, crecen los que auguran que será mejor, que llegan al 25,8% augura, mientras que el 17,3% que pronostica lo contrario.

SUBE LA INQUIETUD POR LOS PROBLEMAS SOCIALES

En el quinto puesto de la lista de problemas figura, un mes más, como ocurre desde principios de año, la sanidad que cae, 1,5 puntos, pero recaba un 11,2% de menciones, seguida de los problemas sociales, que suben dos puntos hasta el 10,7% y desplazan al séptimo puesto a la educación que se queda con un 9,1%.

La lista de inquietudes personales también la lidera el paro (46,1%), al que siguen, de mayor a menor, los problemas económicos (26,1%), la corrupción (13,4%), la sanidad (9,9%) y la educación (7,8%).

Cuando se pregunta a los encuestados por la situación económica, el 71,1% la define como "mala" o "muy mala", un porcentaje tan solo 0,6 puntos menor que el de mayo, pero 10 puntos más bajo que el de julio de 2014. La coyuntura es "buena" o "muy buena" para el 2,6%, muy similar al del mes anterior.

Además, el 28% (medio punto más que en barómetro anterior) la cree que la economía está ahora peor que hace un año, frente al 20,1 que considera que ha mejorado. Un 28,4% (frente al 29,3% de mayo) pronostica que mejorará aún más en 2016 y en el lado opuesto figura el 14,5% que vaticina lo contrario.

PERSPECTIVAS LABORALES

Del 41,7% de los encuestados que tiene trabajo, el 13,6% teme perderlo en los próximos doce meses, un porcentaje 4,4 puntos inferior al de mayo, mientras que el 77,7% ve "poco" o "nada probable" la posibilidad de irse al paro.

También se refleja un cierto optimismo entre lo que están en el desempleo, ya que crecen ligeramente los que confían en colocarse en un año (35,7%), mientras que quienes auguran como "poco" o "nada probable" encontrar trabajo han pasado del 57,5 de mayo a un 53,8%.