Aznar, tras sus críticas a Rajoy: "Yo no estoy contra nadie, estoy con los españoles"

Aznar presenta libro en el Congreso

Rechaza la resignación y el inmovilismo: "Los españoles no quieren limitarse a consumir hasta la extinción su capital histórico". 

El expresidente José María Aznar ha afirmado en el Congreso que los ciudadanos expresaron en las urnas en noviembre de 2011 una apuesta por la reforma y la modernización para actualizar el sistema de la Transición y para corregir la política del Gobierno socialista y, tras el eco de sus últimas críticas a la actuación del Ejecutivo de Mariano Rajoy, ha querido dejar claro que no está "contra nadie" y que su deseo es que esa voluntad se lleve a cabo porque "el coste de la no reforma sería inasumible".

 

En la presentación en el Congreso de la colección Biografías Políticas, publicada por la editorial de la Fundación de Análisis y Estudios Sociales (FAES) que preside, Aznar ha querido dejar claro que la última etapa de Gobierno socialista interrumpió el impulso modernizador de la Transición y sus consecuencias fueron "devastadoras".

 

Ese "cambio de rumbo puso gravemente en cuestión el pacto de la Transición": "Pasamos de reconocer la pluralidad a impugnar lo que nos une --ha diagnosticado--. Se impuso un relato de revisionismo estéril y de división. Y se creyó que mientras el todo se debilitaba las partes podían fortalecerse".

 

AHORA HAY UNA MAYORÍA SOCIAL

 

Aznar ha dicho que ya había advertido de esas consecuencias y cree que la situación hoy es distinta porque "ahora hay una mayoría política y social renovada, que comparte la voluntad de recuperar un rumbo de éxito para España". "Una mayoría social que quiere ser parte de ese nuevo caudal cívico que España necesita activar, que rechaza la división y la discordia, y que está resuelta a dar continuidad a nuestros mejores tiempos para hacerlos aún mejores", ha añadido.

 

En su opinión, "esa misma convicción y ese mismo deseo los comparte hoy la inmensa mayoría de los españoles" y es "el mandato que salió de las urnas en noviembre de 2011". "El rumbo lo ha definido el deseo de la sociedad de tener un futuro distinto de aquél que a algunos les parece inevitable --sostiene--. Es lo que los españoles quieren y lo han dicho donde hay que decirlo en democracia".

 

Según el presidente de honor del PP, la historia enseña que "es necesario renovar los objetivos históricos nacionales", que la política debe interpretarse como "un pacto de integración y de respeto a la Ley", y que "es importante revitalizar el ejercicio de representación frente a la indiferencia y la desafección".

 

"De todas esas enseñanzas uno puede hacerse cargo si quiere pero en todo caso son un buen bagaje de ideas para caminar por la política --ha añadido--. La historia --la mejor historia-- la entiendo como la donación que otros hicieron a su país, y la historia será también la donación que le hagamos nosotros".

 

EL CAMINO QUE QUEREMOS, NO EL QUE CREEN OTROS

 

En su opinión, la cuestión es si se quiere "aprender de la historia", y en este sentido considera que "se acierta cuando se confía en los españoles, cuando se les convoca a un proyecto nacional ancho y profundo, que valga la pena, y cuando se alientan objetivos comunes". "La voluntad de elegir el camino correcto y de avanzar por él. El camino que queremos; no el que otros creen que nos toca", avisa.

 

Según Aznar, en un momento en el que el país se enfrenta a uno de los desafíos "más exigentes y acuciantes" de su historia, "los españoles de hoy no quieren limitarse a consumir hasta la extinción el capital histórico que se les ha legado" y lo que se necesita es "reformar para actualizar el sistema de la Transición" ya que "el coste de la no reforma sería inasumible". "Yo no estoy contra nadie; estoy con los españoles. No más que nadie, pero tanto como el que más --ha proclamado--. Su mandato es inequívoco".

 

La FAES edita estas Biografías Políticas para difundir la obra y el pensamiento de figuras más relevantes de la tradición liberal-conservadora española y decisivas para la construcción de la España contemporánea. Los tres primeros volúmenes están dedicados a Antonio Cánovas del Castillo, Antonio Maura y Francisco Silvela, todos ellos presidentes del Gobierno y, según Ignacio Astarloa, director del Área de Constitución e Instituciones de FAES, ejemplo a seguir para la España actual.

 

La colección se ampliará en entregas sucesivas a nuevos títulos sobre, entre otros, José Canalejas, Niceto Alcalá Zamora, José María Gil Robles y Alejandro Lerroux.