Ayuntamiento y Diputación vetan de nuevo la entrada de empresas en el Vivero Génesis y se niegan a pagar ayudas

La diputada Chabela de la Torre y el concejal Enrique Sánchez-Guijo.

El concejal Sánchez-Guijo y la diputada De la Torre se niegan a aprobar las cuentas alegando falta de información para dilatar el pago de las ayudas comprometidas. Además, rechazan la solcitud de una empresa nueva para conseguir un despacho en el Vivero Génesis.

Ayuntamiento y Diputación de Salamanca han vuelto a sacar a la palestra la actitud con la que han estado entorpeciendo el funcionamiento de los viveros de empresa en los últimos meses. Una postura con la que, de nuevo, perjudican directamente tanto a emprendedores que quieren iniciar su actividad como a aquellos que ya está funcionando en el seno de los viveros en una estrategia que mantienen en común a pesar del interés declarado, por parte de la Diputación, de abandonar los viveros.

 

El nuevo episodio se ha producido este miércoles en la reunión que debería haber servido para aprobar las cuentas del Vivero Génesis, el que la Cámara de Comercio gestiona en Salamanca capital. A la convocatoria acudieron los representantes del Ayuntamiento y la Diputación, el concejal Enrique Sánchez-Guijo y la diputada Chabela de la Torre, respectivamente, junto a los de la Cámara y de los empresarios. Sobre la mesa, la aprobación definitiva de las cuentas de 2013 y la admisión de una nueva empresa en el vivero. Y el resultado, el veto de Ayuntamiento y Diputación, por boca de sus representantes, a ambas cuestiones.

 

Para negarse a aprobar las cuentas, De la Torre y Sánchez-Guijo sacaron a relucir los mismos argumentos con los que estuvieron meses negando el pago de las ayudas que se habían comprometido a entregar como parte de su participación en los viveros. Es decir, la supuesta disconformidad de las cuentas, algo en lo que la diputada y el concejal han insistido sin motivo. En la reunión, han vuelto a pedir información adicional, incluso, extralimitándose de sus facultades. Una táctica ya empleada en el pasado y que desde la Cámara atribuyen a un único objetivo: estrangular económicamente a los viveros, para lo que no ha importado perjudicar a los emprendedores que están instalados en estos espacios. Desde la Cámara, consideran que se trata de una estrategia para no abonar las ayudas correspondientes a 2013.

 

Para no pagar las ayudas correspondientes a años anteriores, ambas instituciones llegaron a asegurar que la justificación de gastos no había sido aceptada por los técnicos que participan en las reuniones de las comisiones de seguimiento previas; sin embargo, la Cámara ha demostrado que no había pegas por parte de los técnicos y que la única respondía a una decisión política exclusiva de la diputada, en el caso de los viveros de la provincia donde tiene representación, y del concejal en el de Salamanca. 

 

Curiosamente, tanto el Ayuntamiento como la Diputación se han comprometido públicamente y a nivel interno ante los gestores de los viveros a abonar las subvenciones adeudadas, que sumaban importantes cantidades en el caso de la Diputación porque debía varias anualidades de los viveros de Salamanca o Ciudad Rodrigo. Esta deuda ha puesto en riesgo la continuidad de los viveros y de las empresas que albergaban, hasta el punto de que ha habido que corregir las condiciones y llegar a un acuerdo con los instalados en el Vivero Iris de Ciudad Rodrigo.

 

Hace unas semanas, el equipo de Javier Iglesias en el gobierno de la Diputación ha asegurado en un pleno que iba a saldar su deuda y que saldría de los viveros. Algo que, al parecer, no está dispuesta a hacer sin dificultar su funcionamiento.

 

 

NEGATIVA A LA ENTRADA DE EMPRESAS

 

Así se ha puesto de manifiesto este miércoles con una nueva negativa a aprobar la entrada de una empresa en el vivero de Salamanca. Se trata de Gerso Impex, una empresa de nueva creación a la que De la Torre y Sánchez-Guijo han negado su acceso a uno de los despachos del Vivero Génesis por considerar que no cumplen los requisitos.

 

A pesar de que el resto de integrantes del órgano directivo insistieron en que se trataba de una empresa de nueva creación (el CIF no corresponde con una ya existente) y de que había espacio para permitir su entrada, los representantes de Ayuntamiento y Diputación han perseverado en su negativa, la segunda, ya que anteriormente ya se habían opuesto cuando la empresa presentó su primera solicitud; al denegarse con los votos de las dos instituciones, la empresa decidió recurir y someter la decisión de nuevo a consideración de los órganos de gestión del vivero. Además, la diputada y el concejal se han negado a que la empresa sea informada sobre los motivos alegados y quiénes emitieron los votos contrarios.

 

Anteriormente hicieron lo mismo con Aquimisa Pharma, filial de los laboratorios, pero también firma de nueva creación, y a la que denegaron su solicitud para contar con un espacio en el vivero. Una actitud con la que Ayuntamiento y Diputación parecen querer penalizar a los emprendedores que ya tienen otra empresa y que apuestan por nuevas iniciativas.