Ayuda con el despertador

 
De nuevo en Bourges por cuarto año consecutivo. Pocas jugadoras, sin embargo, recuerdan todos los encuentros como visitante que ha jugado Halcón Avenida en el Palais des Sports du Prado. De hecho sólo una sabe lo que es eso, Silvia Domínguez. Los recuerdos que trae este pabellón a los que ya lo hemos visitado tantas veces son negativos porque todos los encuentros se saldaron con derrotas. El conjunto dirigido por Pierre Vincent siempre se ha sentido cómodo ante el conjunto salmantino porque siempre ha logrado la victoria cuando le tocaba actuar como local. Sin embargo, tras la contundente victoria lograda por las azulonas en Würzburg el pasado martes, las esperanzas de poder cerrar aquí la eliminatoria son importantes.

Hasta el propio entrenador de las charras, Jordi Fernández, aseguraba sentir curiosidad por cómo debe ser jugar en este pabellón que tantos quebraderos de cabeza ha dado al equipo de Salamanca. A ver si de su mano se rompe esa racha.

Antes de llegar a Bourges, dos temas han acaparado la conversación en el grupo durante todo el viaje. Por un lado el (feliz) nombramiento de José Ignacio Hernández como seleccionador nacional y, por el otro, la inclusión de Alba Torrens como reserva en el equipo europeo del All Star. La mallorquina, con su sentido del humor habitual aseguraba: “Pues no estoy yo tan mayor como para ir al ‘Old’ Star”. Genio y figura.

Por último, y como grata noticia para todos, esta vez no tocó ‘lidiar’ con la recepción del hotel para hacerles entender que una deportista de 1,90 metros no puede dormir en un sofá-cama. Esta vez parecían haberlo comprendido bien –quizás porque desde el club salmantino se había actuado con diligencia y se había avisado para que eso no volviera a suceder–, y todos nos alojamos en habitaciones individuales. Parecía buena noticia a priori, hasta que Isa Sánchez preguntó: “¿Sí, pero y ahora quién me va a despertar a mí?”.