Ay, omá, qué rica…victoria

La Unión consigue tres necesitados puntos en un partido que comenzó perdiendo y que supo dar la vuelta

Los aficionados del Salamanca han visto tambalear los cimientos de su querido club, cuando parecía que los chicos de Balta iban en caída libre hacia una nueva derrota. Por suerte, todo cambió en los últimos minutos y se han traído algo más que tres puntos del Plantío.

La Unión ha ganado un partido que comenzó perdiendo a los 13 minutos. Un gol en propia puerta de Diego Reyes. Fue un punto de inflexión porque sirvió para que los unionistas se dieran cuenta de que había que reconducir el navío, principalmente a partir de la media mitad.

En la segunda parte fue cuando entró el autor del primer tanto charro, Marcos Marquez. El ariete blanquinegro revolucionó el juego, dando más consistencia y equilibrio al equipo. Y, en el minuto 62, pescó un tanto que dio vida al Salamanca.

Los minutos seguían pasando con una Unión que lo intentaba y un Burgos que, a la contra, ponía en peligro las tablas. Aún así, los de Balta siguieron buscando la victoria y obtuvieron recompensa con el tanto de Jonay a diez minutos del final. 1-2 en el marcador y tres puntos que saben a gloria.