Aviso para padres: Aspectos importantes sobre los piojos

Cuando los padres comienzan a recibir alertas de la escuela diciéndoles que se ha diagnosticado a alguno de los compañeros del aula de sus hijos con pediculosis suelen entrar en pánico. 

Cuando empiezan a sonar las alertas de que ha piojos cerca, antes de comenzar a rascar sus propias cabezas y querer revisar de forma inmediata las de sus hijos, los padres deberían saber que existen muchas falsas creencias sobre el contagio de los piojos y cómo se tratan. 

 

Según señalan en la web dirigida a la población de la Clínica Cleveland, estas falsas creencias sólo ayudan a alimentar la ansiedad de los padres cuyos hijos tienen piojos o han estado expuesto a los piojos. Estas son las cuatro cuestiones que, según los facultativos de la clínica americana, los padres deberían saber: 

 

1. Los piojos no se contagian tan fácilmente: no pueden sobrevivir más de 24 horas fuera del cuero cabelludo humano.

 

2. Los piojos no saltan: sólo reptan, y como resultado, la mayor parte de los contagios se producen por contacto directo. La transmisión de los piojos puede ocurrir por compartir cepillos y gorras pero la forma más fácil es mediante el contacto entre cabezas. 

 

3. Los niños no deberían ser enviados a casa desde el colegio debido a una infección por piojos: las directrices de la Academia Americana de Pediatría recomiendan dar a conocer a los padres del niño sobre el diagnóstico pero evitando enviarlo a casa ese día o restringiéndole acudir a la escuela. Un niño con piojos puede haber contraído la infección incluso un mes antes y los estudios han mostrado que no es probable que los piojos se extiendan dentro de las aulas. 

 

4. Los piojos afectan a personas de todas las clases sociales: los piojos a menudo suponen un estigma social y, en realidad, no es un reflejo de una buena o mala higiene. Cualquiera puede coger piojos, si los niños son excluidos de la escuela y de sus actividades, esto perpetúa la creencia de que los piojos son dañinos. 

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA INFECCIÓN DE PIOJOS?

 

Los piojos son diagnosticados al encontrar insectos vivos en el cuero cabelludo. Si estás preocupado de que tu hijo los tenga o has recibido una alerta del colegio, debes comprobar con cuidado su cabeza. 

 

Para identificar los piojos, revisa con cuidado el pelo del niño con un peine de dientes finos, examina en particular detrás de las orejas y en la base del cuello. Busca piojos vivos y los restos de los huevos o liendres. Muchas personas a menudo confunden las liendres con caspa, gel capilar, restos de champú, polvo o incluso brillantina. 

 

La mayoría de los restos de liendres están a pocos centímetros del cuero cabelludo, ya que los huevos viables por lo general están a sólo un centímetro de la piel del cráneo. Las liendres se adhieren al tallo del pelo y no es fácil eliminarlas

 

CÓMO TRATAR LOS PIOJOS    

 

Deberías tratar al niño sólo si descubres piojos vivos o huevos viables. Asegúrate de comprobar a todos los miembros de la familia y a tratar a cada uno de forma inmediata. La terapia de primera línea es de venta sin receta en la farmacia: permetrina o pietrina, que son por lo general bien toleradas y tienen altas tasas de curación. Estos tratamientos no matan a los huevos por lo que requieren de repetición nueve días después.

 

Las lendreras deben pasarse con el pelo húmedo y después del tratamiento con pediculicidas para eliminar cualquier residuo de liendres. Se venden peines específicos aunque cualquier peine de dientes finos puede servir. Esta tarea requiere de tiempo pero ayuda a eliminar las liendres. 
 

No hay que utilizar ningún químico para despegar las liendres del pelo como acetona, lejía o vinagre. Esto podría provocar daños y no ha mostrado ser beneficioso.

 

OTROS MÉTODOS

 

Existen informes anecdóticos de aplicaciones de productos naturales que se supone funcionan para erradicar los piojos como la mayonesa o las cremas o aceites pastosos. Si el niño no tiene ninguna alergia o irritación de la piel a estos productos, no son dañinos pero no se garantiza que funcionen. Los fármacos con receta podrían ser necesarios si el primer tratamiento pediculicida sin receta no funciona.

 

Recuerde que no hay que cubrir la cabeza del niño con plástico cuando aplique un tratamiento. Si necesita proteger una almohada u otra superficie, cubra la superficie con una toalla o vieja manta que pueda lavar con facilidad.

 

¿ES NECESARIA UNA LIMPIEZA TOTAL DE LA CASA?

 

Cuando se trata de limpiar la casa después de que haya habido piojos, recuerde que estos insectos viven sólo entre 24 y 48 horas fuera del cuero cabelludo. Por ello, si el niño no ha tocado un objeto de la casa de forma reciente, no es necesario preocuparse. 

 

Sábanas, almohadas y otros objetos que han estado en contacto con la cabeza deberían lavarse en agua por encima de los 55 grados centígrados. Si el objeto es algo que no puedes lavar, cúbrelo o ponlo dentro de una bolsa de plástico durante 48 horas.