Avescal presenta un recurso ante la decisión de la Junta de otorgar el saneamiento a la UTE Eulen-Biotecnal

Avescal llevaba realizando el saneamiento desde hace 10 años

La empresa, que ha realizado esta labor durante los últimos diez años, considera que Eulen “no está preparada al no haber ejercido nunca estas labores ni tener personal de momento”, al tiempo que critica a la Junta solo por basarse en criterios económicos para tomar esta decisión.

La decisión de la consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León de adjudicar el saneamiento ganadero a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Eulen-Biotecnal ha generado enfado e indignación en Avescal, empresa que desde hace diez años se ha encargado de esta función en Castilla y León, con una dilatada experiencia ya que los veterinarios de la sociedad habían ejercido incluso antes este trabajo.

 

Por ello, desde Avescal consideran que la nueva UTE a la que la Junta le ha dado el saneamiento para este año “no cumple con los requisitos necesarios para cumplir esta función ya que jamás ha ejecutado esta labor ni tiene el personal necesario para ello, por lo que debe contratarlo, o al menos eso esperamos”.

 

Así lo ha indicado la presidenta de la empresa Avescal, Elena Cebada, quien ha destacado además que han interpuesto un recurso ante el Tribunal de Administración de la Junta de Castilla y León, “y dependiendo de la decisión que tome, acudiremos o no a la Justicia, porque vamos a intentar por todos los medios que la Junta rectifique porque consideramos que la decisión tomada es completamente errónea”.

 

La polémica sube de tono aún más cuando desde la Junta de Castilla y León señalan que la decisión se debe únicamente a criterios “económicos” ya que es lo único que se ha valorado en las ofertas presentadas por ambas empresas. Así, y según los documentos a los que ha tenido acceso TRIBUNA, la oferta presentada por Avescal ascendía a poco más de 4 millones de euros, mientras que la de la UTE Euñen-Biotecnal era más baja, 3,6 millones, pero con una diferencia que no es muy llamativa para decantarse solo por este motivo.

 

El resultado de la valoración de las ofertas por la Mesa de Contratación, que se reunió el pasado 28 de noviembre de 2012 fue el siguiente: Avescal obtuvo 9,5 puntos en los criterios cuantificables por criterios de valor por los 0,09 puntos por su oferta económica (9,59 en total). Por su parte, la UTE obtuvo 9 puntos en el primer caso y 16 en el económico (25 en total), al que la Junta le ha dado toda la importancia.

 

Desde Avescal también denuncian que “no es normal que después del servicio que hemos dado, desde el año 2010 hayamos tenido que presentar una oferta anual cuando antes los contratos se hacían por cuatro años. Creemos que el buen trabajo y la experiencia nos avalan”, destaca Elena Cebada.

 

También consideran que esta función no es compatible para Eulen, que también cría ganado, y ésa es una de las principales trabas que ven desde Avescal. Es más, la polémica viene dada porque la familia Álvarez, propietaria del Grupo Eulen, controla además la ganadería que posee el mayor número de cabezas de León, Valles del Esla, cuyos animales se alimentan en la zona montañosa de León. Pero también hace lo propio con la empresa cárnica Neal, e incluso había intentado conseguir este contrato el pasado año, con una oferta que la Junta de Castilla y León desestimó el incurrir en baja temeraria.

 

Por ello, hay otro punto que escama a Avescal, y es precisamente la desestimación de la oferta del año pasado por parte de la Junta a Eulen por incurrir en esa baja temerario. En esta ocasión, la oferta es aún más baja, en concreto un 8% a la desestimada entonces, como consecuencia de un cambio en el baremo de baja temeraria establecido por la consejería de Agricultura.

 

Pero para la empresa veterinaria, lo más importante es que la UTE no cuenta con experiencia “ni personal para realizar esta función que nunca ha ejecutado y que por lo tanto no sabe cómo va a hacer”, destacan desde Avescal.

 

Así, también consideran oportuno señalar que la UTE “debería haber sido excluida de la licitación porque no tiene capacidad para la celebración de este contrato con la administración”. Además, desde Avescal sostienen que en seis meses de trabajo realizaron más de un 80% del censo del bovino y caprino y un 70% del ovino, con los 250 profesionales veterinarios con los que cuenta esta empresa que, además, podría verse perjudicada si no le dan este contrato ya que su supervivencia económica depende de él.

 

Por su parte, Avescal acredita que hasta la fecha ha prestado sus servicios realizando anualmente 70.000 visitas a las más de 25.000 explotaciones ganaderas de la comunidad “para muestrear, vacunar y realizar actuaciones sanitarias en toda la cabaña”.

Noticias relacionadas