Avenida y Lapeña, ante 'el más difícil todavía'

Robinson, recién llegada de EEUU

El equipo charro, en una situación delicada tras la última derrota, recibe en Würzburg a un Praga aún invicto, cuyas estrellas pasan por un magnífico momento de forma.

Perfumerías Avenida está sufriendo en la Euroliga y de qué forma. La última semana, las jugadoras dirigidas por Víctor Lapeña cayeron a manos del Spartak Vinodje, lo que les condenó al último puesto provisional de su grupo con dos victorias y tres derrotas.

 

El choque de esta noche ante Praga es el último del año que se jugará en Salamanca, por lo que el equipo azulón tratará de dejar un buen sabor de boca entre sus aficionados ante un equipo que está rindiendo a un nivel altísimo. Tanto, que hasta el momento es uno de los tres equipos europeos que aún sigue sin conocer la derrota en la competición continental -junto a Ekaterinburg y Fenerbahce-.

 

Las Vaughn, Palau y Dubljevic, apoyadas por gran parte de la selección checa, han formado un grupo temible que no tendrá piedad de Avenida si las azulonas comienzan a flaquear como les ha sucedido en la Euroliga hasta ahora.

 

En torno a Lapeña, además, comienzan a surgir los primeros susurros que ponen en tela de juicio su continuidad al frente del equipo charro. Estos rumores pueden desestabilizar al equipo, que ha hecho piña para despedir el año en Salamanca de la mejor forma posible. El técnico maño podrá contar con Xargay, a pesar de sus molestias en el cuádriceps y con Robinson, recién llegada de EEUU.

 

El entrenador zaragozano reconoce en declaraciones a la web oficial del equipo que: "Por una parte tenemos toda la ilusión y motivación para el partido. Queremos darle en 2013 la última gran alegría a la afición después de un año muy bonito para todos con Liga y Supercopa ganados aquí. Ser capaz de ganar al líder de Euroliga, sería muy bonito". No obstante, la parte negativa es que "por primera vez hoy hemos entrenado todos y eso se nota". 

 

"Con el enfado que tenemos del partido del sábado, multiplicaremos nuestros esfuerzos y ojalá Praga sienta en frente un león con el apoyo de nuestra afición". Todo ello ante un gran rival, una constelación en la que destacan Laia y Dubljevic, "Palau es la revitalizadora de equipos. En Polkowice lo hizo campeón de Liga y llegó a la F8, y aquí está consiguiendo lo que Praga no había conseguido en Europa. Con Dubljevic ha encontrado la asociación ideal y ha adquirido la madurez ideal. Está establecida como estrella de Europa", asegura.