Avenida sufre primero y se gusta después para imponerse en Vigo

Las salmantinas firmaron una mala primera mitad, aunque tras el descanso impusieron su nivel en As Travesas

Le costó arrancar a Perfumerías Avenida en el pabellón de As Travesas gallego. Tanto, que en la primera mitad el equipo salmantino firmó unos de los peores minutos disputados esta temporada.

El conjunto charro comenzó muy fallón en ataque y sin la contundencia necesaria en defensa ante un equipo a priori muy inferior al azulón. Quizá precisamente por un exceso de relajación, Avenida perdió más balones de los deseables en los dos primeros cuartos, con una Erika de Souza sin acierto bajo el aro a pesar de ser la principal referencia interior, ya que Bonner se quedó en Salamanca al sufrir un fuerte proceso gripal.

A pesar de que Avenida era incapaz en estos primeros 20 minutos de romper el partido, Lucas  Mondelo siguió adelante con su idea de rotar el banquillo al máximo para dar descanso a las jugadoras castigadas con más minutos a lo largo de la temporada, ya que el partido debería caer del lado visitante en cualquier momento.

Ese momento llegó tras el descanso, cuando Avenida, con mucha más seguridad en su juego, sobre todo gracias al acierto interior de De Souza y de la base Marta Xargay, sumó un parcial de 0-9 que puso a las charras con +18. Brasileña y gerundense se pusieron en 14 puntos por cabeza a falta de dos minutos para el final del tercer cuarto.

A partir de esos momentos, Avenida se hizo ya dueño y señor del partido consolidando su renta en el luminoso y jugando a un ritmo mucho más parecido al que se espera del actual campeón de Europa.

El último cuarto, además, sirvió para que jugadoras como Allison Feaster cogieran confianza en su tiro, que durante esta primera parte de la temporada le había faltado, y para tuviera minutos hasta la canterana Rebeca Navarro.

Un triunfo esperado pero muy trabajado, que ha servido a Avenida para comenzar la cuenta de las victorias desde cero, toda vez que el equipo charro cayó ante Fenerbahce el pasado miércoles en Würzburg.