Avenida se lo cree demasiado tarde

Ros Casares no dio margen a la sorpresa. El conjunto valenciano aguantó el tú a tú inicial que le planteó Perfumerías Avenida, cerró, poco a poco y a base de una defensa asfixiante, las principales vías ofensivas del conjunto salmantino, aprovechó sus dudas para meter tierra de por medio con una facilidad pasmosa y, cuando se relajó y Avenida apuntó hacia una remontada épica, supo reaccionar a tiempo para no dejarse sorprender.
Teresa Sánchez

El valenciano es un equipo cuajado frente al que hay que estar al cien por cien los 40 minutos y Avenida no lo logró. Para la esperanza el hecho de que la escuadra charra no tiró la toalla y se demostró que, apretando y mordiendo de verdad puede llegar a poner en dificultades a su rival. En definitiva, creérselo. Esa será su misión el jueves. No queda más remedio.

Nervios, muchos nervios fueron los que presidieron el arranque del encuentro y la consecuencia fue que los errores, pérdidas y fallos en el lanzamiento se repartieron entre Ros y Avenida. Los dos equipos defendían bastante mejor que atacaban y la única que parecía sentirse cómoda en ambas zonas era la brasileña De Souza, autora de los cinco primeros puntos y que además conseguía frenar la salida de Lyttle. Pasados los cinco minutos Avenida, sorprendido por la defensa alternativa individual y en zona de su adversario, conseguía por fin mirar al aro e igualar la situación merced a siete puntos consecutivos de sus exteriores pero llegó la respuesta local con otro parcial similar y eso obligó a Jordi Fernández a solicitar el primer tiempo muerto. Restaban apenas dos minutos para finalizar el primer parcial y Ros alcanzaba su máxima renta, 16-9. Las palabras del técnico resultaron efectivas porque su equipo apretó atrás y aprovechó dos acciones de Lyttle y Silvia para acabar a tan sólo tres puntos esos diez primeros minutos, 16-13.

El conjunto salmantino ya sí parecía bien metido en el partido y tan sólo le faltaba un mayor acierto desde la línea de tres -el porcentaje era de un acierto de siete lanzamientos–, para hacerse con una iniciativa que, aunque con apenas dos o tres puntos de renta, mantenían las valencianas. Comenzaron las rotaciones en la escuadra salmantina y ese paso adelante se frenó. En la lucha en la zona, Willingham no aparecía, Podrug y Podkovalnikova no aportaban y De Souza sacaba ventaja a Lyttle de manera que, por ahí, también Ros anotaba lo necesario para abrir una pequeña brecha de siete puntos, 26-19, que además provocaba precipitación en los ataques de un Avenida que apenas lograba seis puntos con seis minutos disputados.

Continuaban cayendo las canastas de un Ros mucho más acertado, que apretaba atrás y salía con comodidad hacia el aro salmantino para anotar o incluso sacar canasta y adicional. Jordi no tuvo más remedio que recomponer su quinteto titular y cinco puntos consecutivos de Silvia Domínguez, 24-31, rompieron la nefasta racha ofensiva de Avenida que aun no así no pudo evitar irse al descanso con más de diez puntos de desventaja, 24-36.

Estaba claro que había que apretar en todos los aspectos y el equipo charro salió a la pista mostrando una mayor intensidad defensiva, a la vez que acierto en ataque, pero el acierto de Snell desde más allá de 6,25 cortaba de raiz la posibilidad de remontada e incluso llevaba la máxima diferencia al marcador, 31-49, tras un parcial de 11-0 a favor de las locales.

Alcanzaba después la veintena de puntos y la actitud de las charras dejaba bien a las claras que el encuentro lo daban por perdido mientras enfrente el juego de Ros Casares se acercaba a la perfección, no sólo en ataque, también con una defensa que no bajaba de intensidad.

Sólo con la entrada del último parcial Ros Valencia cayó en relajación y Avenida dio un último empujón y logró recortar diferencias, 54-65, lo que obligó al técnico local a recomponer su quinteto porque las azulonas se situaban por debajo de los diez puntos con seis minutos por disputar. Un triple de De Mondt daba esperanzas porque el marcador lo permitía, 59-65. El parcial era 4-15 en poco más de tres minutos pero una posible falta de Palau sobre Xargay no se pitó y en el contraataque Belinda Snell se cobró una intencionada de Isabel Sánchez que acabó por devolver los diez puntos de ventaja a las locales que ya no volvieron a dejarse sorprender.