Avenida se convierte en un obsequio para Conquero

Víctor Lapeña y varias jugadoras de Avenida en el banquillo

Primera derrota en Liga para Perfumerías Avenida en la pista de Conquero (62-59) en un partido determinado por su atasco ofensivo. Avenida regaló e hizo creer en sus posibilidades a su rival y eso en baloncesto se demuestra que es peligroso.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

62 CB CONQUERO (10+16+13+23): Lucía Pablos (2), Cindy Lima (4), Itziar German (13), Ivana Bogoje (3), Pop (8) –cinco inicial-, Tryggedsson (0), Amaya Gastaminza (10), Alonso (2), Buzov (9).

 

59 PERFUMERÍAS AVENIDA (17+16+11+15): Leonor Rodríguez (4), Marta Fernández (7), Marta Xargay (2), Angelica Robinson (15), Krystal Thomas (3) –cinco inicial-, Tamara Abalde (6), Mariona Ortiz (2), Marija Rezan (2), Shay Murphy (18).

 

ÁRBITROS: Zamora Rodríguez y Bey Silva. Eliminaron por cinco faltas personales a Marta Xargay.

 

INCIDENCIAS: Jornada 6. Partido disputado en el Andrés Estrada de Huelva. 

Un mal partido en ataque, sobre todo en la segunda mitad, marcó la primera derrota en Liga de Perfumerías Avenida que no supo rematar el duelo cuando tuvo su oportunidad y dejó la puerta abierta para un Conquero que no desperdició el regalo. Pérdidas, mala selección de tiro y, sobre todo, nefasta noche desde la personal fueron claves. 

 

Perfumerías Avenida apareció en la cancha con un quinteto novedoso respecto a lo visto habitualmente que dejaba a Murphy o Rezan el banquillo dando oportunidad de salida a Marta Fernández o Crystal Thomas. Intentar dominar el rebote y correr parecía el primer objetivo marcado por Lapeña y lo cierto es que el equipo lo intentó aunque con suerte dispar en los primeros minutos. Velocidad y precipitación se confundieron en algunas acciones y eso provocó que pronto Lapeña comenzara a mover el banquillo.

 

Avenida, con Thomas dominando el rebote en su aro, buscaba balances rápidos pero  fue la entrada en acción de Shay Murphy la que provocó el primer despegue del equipo azul. Sobre la bocina del final del primer cuarto la montenegrina anotó un triple con el que se marcaba la máxima para Avenida hasta entonces, +7, 10-17.

 

Parecía haber encontrado el camino Avenida pero conseguir ‘matar’ los partidos en momentos clave sigue siendo una asignatura pendiente y bastó un cambio defensivo de Conquero para bloquear las ideas del equipo salmantino que encajó de salida un parcial de 10-0 que le devolvía el mando a las locales. Volvió a meter Lapeña a su interior americano en pista para intentar cerrar las vías de penetración y Murphy cortó la racha con una canasta que sirvió como acicate para sus compañeras que devolvieron el parcial a su rival con un 0-9. Al descanso de nuevo los siete de ventaja, cifra que no permitía confianza.

 

Perfumerías Avenida confirmó en la reanudación lo que ya se había visto en el primer tiempo, su ataque no terminaba de carburar y, de hecho, hicieron falta hasta cinco ataques para que anotara sus primeros puntos. No encontraba soluciones Lapeña en los diferentes cambios y aunque en defensa se mantenía más o menos controlado al Conquero, esos seis-siete puntos de ventaja se antojaban insuficientes.

 

Las cosas acabaron por torcerse en el último parcial. Para empezar 2+1 de Gastaminza, cuya movilidad eran incapaces de controlar las pívots de Avenida, y espaldarazo para la moral del Conquero y su afición que comenzó a creer en la machada, 41-44. Cuanto más aumentaba el ánimo local más se empequeñecía Avenida que cometía sucesivas pérdidas de balón y ponía en bandeja la remontada a su rival, 47-45 a 6’50” del final.

 

No llegaban soluciones desde el banquillo, los lanzamientos no entraban –particularmente sangrante el porcentaje desde el tiro libre-, mientras a la escuadra onubense, curiosamente con muchos problemas para anotar en jornadas precedentes, se le hacía enorme la canasta, 61-51 con 50 segundos por disputar. El partido era un imposible ¿o no?

 

Lección la del último minuto para Perfumerías Avenida que con dos buenas acciones logró un parcial de 0-5 y creyó durante unos instantes en la machada. Le faltó tiempo para culminarla, segundos o minutos que ‘regaló’ antes y no volvieron.