Avenida engulle a otro rival

TRES DE TRES. El conjunto salmantino redondea ante Celta una semana perfecta con tres victorias en otros tantos encuentros ligueros.
teresa Sánchez
Perfumerías Avenida sigue cobrándose víctimas y quemando etapas en la búsqueda del tremendo final de temporada que le espera. Ahora, que la obligación es resolver sin complicaciones encuentros como el del pasado miércoles o el de ayer, el conjunto salmantino sigue cumpliendo con su misión y lo hace repartiendo responsabilidad y minutos entre todos sus efectivos y, lo que es más importante, evitando contratiempos físicos.

Se esperaba a un Celta que jugara sin complejos una vez cubiertos sus objetivos de la temporada y lo cierto es que el equipo gallego intentó plantar cara hasta donde le dejó el equipo local. Erika de Souza comenzó mandando en la zona, al menos en la de ataque, donde cada acción se convertía en canasta hasta conseguir los primeros siete puntos de su equipo. Los problemas venían atrás donde la movilidad de las interiores viguesas le creaba problemas a una defensa azulona que careció de la intensidad habitual y, sobre todo, que dejó demasiadas segundas opciones. Stakneviciene y Sliskovic, a las que sus compañeras buscaban una y otra vez, hacían daño con sus lanzamientos de media distancia lo que obligaba a Mondelo a solicitar su primer tiempo muerto para intentar ajustar las posiciones defensivas mediado el primer cuarto.

Rotaba el banquillo el técnico del equipo salmantino sin dar con el quinteto que se sintiera cómodo ante el ataque del Celta, que además veía que los lanzamientos exteriores de las locales no encontraban aro. A las visitantes las entraba todo y así consiguieron marcharse al final del primer parcial con su renta más abultada hasta entonces, 19-23.

Buscó Mondelo que la diferencia no fuera más allá y para ello adelantó la línea de la defensa de las suyas, buscando una presión que se ejecutaba desde la salida de fondo mientras que en ataque las exteriores perfumeras optaron por atacar la canasta en vez de buscar lanzamientos y, bien con bandejas, bien con tiros libres después de sacar la falta, el equipo comenzó a sumar y retomó el mando en el marcador. Snell anotó el primer triple local a tres minutos del descanso, 41-34, y la australiana, acompañada por Lyttle, siguió sumando para conseguir rebasar los diez puntos de ventaja e irse al descanso con doce tras una buena canasta de Laura Gil, a la que Mondelo dio minutos cuando el encuentro aún estaba vivo encontrando una buena respuesta de la joven jugadora.

La resolución del duelo empezaba a estar meridianamente clara, aunque en la vuelta de vestuarios sucesivos errores ofensivos impidieron que Avenida pudiera poner el finiquito. El partido se puso raro, con pérdidas y faltas a destiempo hasta que Xargay anotó un triple que elevó la diferencia a los 16 y justo después Miguel Méndez fue sancionado con una falta técnica que dejó a su equipo sin ninguna opción a la espera de comprobar hasta dónde podrían dispararse las locales. Otro triple de Anke, a dos minutos del final del parcial, sirvió para alcanzar los veinte puntos de ventaja. Casi sin querer, o al menos sin apretar el acelerador, el equipo charro se disparaba cerca de los noventa puntos. Sólo lo impidieron algunos errores bajo el aro, lógicos ante la falta de tensión final y, sobre todo, por el desgaste de otra fructífera semana para la escuadra charra.