Aumentan las voces que piden la supresión de las urgencias del alfoz en favor de Las Arribes

La reordenación sanitaria podría llevar a cabo más cambios con el ajuste de más horarios  en los centros de salud.

Los ajustes en la sanidad que está llevando a cabo la Junta de Castilla y León en Salamanca siguen creando polémica tres meses después de que se tomara la decisión de suprimir los servicios de urgencias de Villarino de los Aires y de Barruecopardo. Es más, no se descartan más cambios en el ajuste de los horarios de los centros de salud, algo que se está estudiando por parte de los responsables sin nada decidido.

 

Pero una de las propuestas que cada vez más vecinos solicitan es la posibilidad de reducir esos horarios en los centro del alfoz de Salamanca para poder recuperarlos en los servicios de urgencias de Villarino de los Aires y de Barruecopardo, que tantos problemas está causando entre los habitantes de estas zonas de la provincia.

 

Además, la decisión de Castilla-La Mancha de ajustar el horario prestado en 21 Puntos de Atención Continuada de la región, podría ser seguida por otras comunidades autónomas o ampliadas en el caso de las que ya llevan a cabo una serie de rectificaciones en este tipo de servicios.

 

Por ello, la reivindicación de los afectados se centra en la cercanía de los pueblos del alfoz a la capital ya que en caso de una urgencia tienen el acceso mucho más fácil que localidades que se encuentran a tantos kilómetros y con unas comunicaciones más deficientes.

 

No hay que olvidar que Castilla y León lleva desde el pasado 1 de octubre reordenando los recursos sanitarios, hecho que conlleva, en algunas zonas rurales, la sustitución de la atención nocturna de urgencia que se realizaba en los consultorios locales, por atención sanitaria (también de urgencia) pero que se ofrece a través de los centros de salud.

 

Según ha señalado la Junta a este diario, “había zonas en las que el servicio estaba duplicado (se ofrecía en el consultorio y en el centro de salud) y la consecuencia era que la demanda asistencial de los consultorios era muy baja. Por ello, se puede cubrir, sin problemas, desde los centros de salud”.

 

En el caso de Salamanca, los datos son los siguientes: Aldeadávila, que atiende a 3.176 usuarios, trabajan 8 médicos de familia y 6 enfermeras, un pediatra y una matrona de área; el cupo medio de los médicos de familia es de 397 tarjetas y para las enfermeras de 532.

 

Por suparte, el centro de salud Vitigudino cuenta en la actualidad con 17 médicos de familia, un pediatra, una matrona, 13 enfermeras y un auxiliar de enfermería para atender a 6.943 ciudadanos. El cupo medio de los médicos de familia es de 434 tarjetas sanitarias y el de las enfermeras de 682.

 

La consejería de Sanidad también estableció una serie de medidas en algunos de los centros sanitarios de la provincia de Salamanca:

 

Desde el 1 de enero de 2013 se ha ampliado el horario de funcionamiento de la ambulancia de soporte vital básico ubicada en el centro de salud de Aldeadávila; así, se pasa de 14 horas diarias a 24 horas.

 

También se ha incrementado en una enfermera más el equipo de guardia del centro de salud de Vitigudino (desde el 17 de diciembre de 2012), con lo que queda constituido por dos médicos y dos enfermeras que prestan asistencia en el horario habitual de urgencias, tal como ha sido planteado por los profesionales del equipo de atención primaria.

 

Además, el equipo de guardia de los centros de salud de cada zona básica se reforzará puntualmente en los días en los que se prevea mayor demanda de atención urgente.

 

Se da a los usuarios la opción de desplazarse, en el tramo horario nocturno, a las localidades más próximas a la suya que cuenten con centro de salud, independientemente de que éste pertenezca a otra zona básica.

 

El consejero ha insistido también en la conveniencia de recurrir al 112 para demandar la atención de urgencias entre las 22 y las 7 horas en esas zonas. Tras la pertinente llamada, un operador médico valorará la gravedad de la situación y resolverá el problema planteado mediante la movilización de los recursos sanitarios más adecuados para cada caso. Sin duda, éste es el principal problema que demandan los afectados que ya han sufrido las consecuencias de víctimas mortales por el retraso en la llegada de las ambulancias.