Atraca a plena luz del día y a punta de cuchillo una sucursal

Carretera de Ledesma. El asaltante entró con la cara descubierta exigiendo dinero y se apoderó de unos 1.700 euros.
E. G.

Un hombre atracó ayer por la mañana una entidad bancaria ubicada en la carretera de Ledesma. Ante la mirada de los empleados y clientes, el individuo solicitó dinero, consiguiendo un botín de unos 1.700 euros, según informaron fuentes cercanas al caso.

El atraco se perpetró a plena luz del día, en torno a las 12.00 horas, momento en que en la sucursal de Caja Duero se encontraba una decena de clientes y entre seis y siete empleados.

El individuo, de unos 30 años de edad, moreno y con una altura aproximada de 1,80 metros, según señalaron testigos presenciales de los hechos, entró en la sucursal, con la cara descubierta y empuñando un cuchillo de cocina. Una vez en el interior, amenazó a clientes y trabajadores y exigió el dinero que tuvieran en la entidad. Al escuchar el alboroto, el director de la sucursal salió de su despacho hacia donde se encontraba el hombre, al que intentó calmar en todo momento, según las citadas fuentes.

El botín conseguido ascendió a unos 1.700 euros, procedentes de una de las cajas. El atracador también solicitó el dinero de la caja fuerte, una cuantía que no pudieron facilitarle al estar la misma cerrada. Tras conseguir la mencionada cuantía, el asaltante salió huyendo de la entidad, sin que ninguna de las personas que se encontraban en el lugar en el momento de los hechos resultaran lesionadas.

Cuando los agentes llegaron a la entidad, el sospechoso había huido. Tras los hechos, la Policía Nacional ha abierto diligencias para investigar el atraco con el fin de dar con el paradero del individuo –los agentes tienen sospechas de quién puede tratarse– para ello cuentan con la descripción de los testigos, ya que atracó a cara descubierta. Algunas de las víctimas señalaron que el atracador podría ser toxicómano por el aspecto físico que presentaba. Es la tercera vez que una entidad de Caja Duero es objeto de un atraco este año. Así, el 10 de febrero, en torno a las 14.00 horas, dos individuos, uno de ellos con la cara descubierta y el otro con gafas de sol, guantes y gorro, entraron en la entidad ubicada en la plaza de la Constitución con una pistola y un revólver. La rapidez de una de las empleadas que pulsó la alarma permitió que en menos de diez minutos se personaran en el lugar varias dotaciones policiales, que consiguieron detener a los atracadores. Los dos detenidos, J. C. C., de 63 años y de nacionalidad argentina, aunque residente en Salamanca, y F. Ch. S., natural de Córdoba, se encuentran en prisión preventiva a la espera del juicio. El 22 de marzo, un hombre entró en otra entidad de Caja Duero, ubicada en la avenida de Villamayor, y amenazó a empleados y clientes con un cuchillo jamonero. El asalto se produjo a las 10.30 hora y en esta ocasión, el atracador dirigió a las víctimas hacia el despacho del director. El individuo y los otros tres integrantes del grupo –todos ellos están en la prisión de Lugo– consiguieron un botín de 50.000 euros.