Atlético y Real Madrid buscan un golpe en la mesa

Isco y Griezmann en imagen de archivo

Los rojiblancos afrontan el derbi con ganas de cerrar las dudas tras dos derrotas y los madridistas quieren lograr una victoria de valor doble.

 

POSIBLES ALINEACIONES.

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Godín, Giménez, Filipe Luis; Gabi, Tiago, Saúl; Correa, Fernando Torres y Griezmann.

REAL MADRID: Navas; Carvajal, Ramos, Varane, Marcelo; Modric, Kroos, Kovacic; Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo.

ÁRBITRO: Undiano Mallenco (C.Navarro).

ESTADIO: Vicente Calderón.

HORA: 20.30/Canal+ Partidazo.

El Atlético de Madrid y el Real Madrid disputarán este domingo en el estadio Vicente Calderón (20.30 horas/Canal+ Partidazo) un derbi de mucha importancia para ambos pese a lo temprano que les llega y que les sirva de golpe en la mesa, con los rojiblancos en busca de tumbar de nuevo a su rival y olvidar sus dos derrotas seguidas y con los madridistas intentando lograr un triunfo que refuerce todas sus ideas del proyecto Rafa Benítez.

La capital de España se paralizará durante unas horas para prestar atención al choque entre los dos grandes equipos de la ciudad, que volverán a medir sus estilos, diferentes, pero en esta ocasión un tanto más cercanos por el barniz que le ha dado el nuevo entrenador del conjunto blanco a los suyos, y que, como siempre, se presenta igualado en incierto.

Los de Diego Pablo Simeone están inmersos en una mala semana, que comenzó con derrota en El Madrigal (1-0) y luego con otro revés, menos esperado por ser en su fortín, ante el Benfica (1-2) en la Liga de Campeones. Los de Rafa Benítez llegan más tranquilos por su victoria en Suecia ante el modesto Malmoe (0-2), pero en su cabeza está su último traspié liguero ante su público frente al Málaga (0-0) y que se llevó una goleada (4-0) sonrojante en su última visita liguera.

Ambos están todavía con cosas por ajustar y los últimos resultados dejan entrever que el 'Cholo' puede tener más trabajo en este sentido, pero el conjunto madridista, que está ante una nueva prueba de nivel, seguramente la más importante de la temporada recién iniciada, tampoco acaba de carburar del todo pese a un amago entre finales de agosto y principios de septiembre. Los dos ansían la victoria porque les serviría para equilibrar la clasificación, los 'colchoneros', y para ponerse por delante de sus dos rivales, los merengues, tras la derrota del FC Barcelona en Sevilla.

Lo que no faltará será la intensidad, elevada al máximo en estos partidos desde que el técnico argentino y que también ha añadido Benítez en su obsesión por ser un equipo que a su ya conocido potencial goleador haya añadido una fortaleza defensiva traducida en tan sólo un gol encajado.

El Atlético, que ya perdió en casa ante el otro gran aspirante, el FC Barcelona, apelará a sus virtudes ya conocidas y con las que pretenderá acorralar a su vecino, en un intento de copiar lo realizado el pasado mes de febrero cuando maniató y desconectó a un Real Madrid arrollado y desarbolado en todas las facetas del juego. Simeone ya ha advertido que en su mente está el de volver a probar el 4-3-3 que puso en práctica ante el Benfica, frente al que le faltó efectividad en la primera mitad, pero también más argumentos cuando se vio por detrás.

El 'Cholo' sólo podría hacer variaciones en el centro del campo y en la delantera. La mala noticia para el argentino es que sigue sin poder contar con su mejor hombre en la primera zona, un Koke que es el motor y cuya ausencia es complicada de suplir. Ante el conjunto portugués optó por jugar con Gabi, Tiago y Óliver Torres, pero la opción de Saúl Ñíguez, relevo más 'natural', podría darle más equilibrio si quiere jugar con tres hombres más ofensivos.

Y este trío genera también dudas. El francés Antoine Griezmann parece el único fijo y el buen partido del pasado miércoles y las maneras que está mostrando pueden dejar en el once al argentino Ángel Correa, un jugador que para Simeone puede jugar en cualquier parte del campo. Fernando Torres, suplente en las dos últimas derrotas, puede ganarle la partida a un Jackson Martínez con cierta ansiedad y al que le está costando arrancar aunque el Calderón le dio cariño y parece dispuesto a tener paciencia.

BALE Y RAMOS VUELVEN

Por su parte, el Real Madrid llega al derbi con dos puntos de ventaja, aunque sabedor de que sus partidos contra el Atlético se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza en los últimos años para los madridistas. El año pasado, el equipo blanco sólo fue capaz de ganar uno de los ocho derbis y sólo pudo marcar cinco goles --ninguno en el Calderón--. Perdió la Supercopa de España, fue eliminado en los octavos de la Copa del Rey y cayó en los dos choques ligueros, aunque como alegría se llevó el duelo de los cuartos de final de la Champions. Pero otro revés podría hacer saltar las alarmas y poner dudas sobre el nuevo proyecto.

La buena noticia para Rafa Benítez viene desde la enfermería de la que salen Sergio Ramos y Gareth Bale, pero no el colombiano James Rodríguez. El andaluz volverá al centro de la defensa junto a Varane, mientras que el extremo galés también estará en el once salvo sorpresa para volver a formar una 'BBC' a la que nunca se le ha dado bien el Atlético, sobre todo a Benzema, con sólo dos goles marcados, mientras que Cristiano querrá cerrar sus días de alegría con una buena actuación que le sirva de revancha por todo lo sucedido tras el 4-0.

La entrada del de Cardiff provocará que el equipo vuelva a apuntar a un 4-3-3 más reconocible y donde Kroos y Modric, que descansó ante el Malmoe junto a Marcelo, serán fijos en el centro del campo, y podría entrar Kovacic por Isco en busca de más intensidad y para tener una pelota, que en principio, debería estar más en el lado madridista.