Atención: La Tierra se podría quedar sin agua subterránea

Alrededor de un tercio de las mayores cuencas de aguas subterráneas de la Tierra se están agotando rápidamente por el consumo humano.

Dos nuevos estudios dirigidos por la Universidad de California, Irvine (UCI), utilizando datos de los satélites climáticos GRACE de la NASA, advierten de que una parte significativa de la Humanidad está consumiendo agua subterránea rápidamente sin saber cuándo podría agotarse. Los resultados se publican en Water Resources Research.

 

NO SE SABE CUÁNTO QUEDA

 

"Las mediciones físicas y químicas disponibles son simplemente insuficientes", dijo el profesor de la UCI e investigador principal Jay Famiglietti. "Teniendo en cuenta la rapidez con que estamos consumiendo las reservas de agua subterránea del mundo, necesitamos un esfuerzo global coordinado para determinar la cantidad que queda".

 

Los estudios son los primeros en caracterizar exhaustivamente las pérdidas mundiales de aguas subterráneas con datos desde el espacio, usando lecturas generadas por los satélites gemelos GRACE de la NASA. GRACE mide las anomalías en la gravedad de la Tierra, que se ve afectada por la masa de agua.

 

En el primer artículo, los investigadores encontraron que 13 de los 37 acuíferos más grandes del planeta estudiados entre 2003 y 2013 se estaban agotando, ya que reciben poca o ninguna recarga.

 

Ocho fueron clasificados como "estresados", casi sin reposición natural para compensar el uso. Otros cinco resultaron ser "extremadamente" o "muy estresados", dependiendo del nivel de reposición de cada uno.

 

Los acuíferos más sobrecargados están en las zonas más secas del mundo, donde las poblaciones usan en gran medida de las aguas subterráneas. Se espera que el cambio climático y el crecimiento de la población intensifique el problema.

 

"¿Qué sucede cuando un acuífero muy estresado se encuentra en una región con tensiones socioeconómicas o políticas que no pueden complementar la disminución de los suministros de agua lo suficientemente rápido?" -pregunta Alexandra Richey, autora principal de ambos estudios, que llevó a cabo la investigación como estudiante de doctorado de la UCI. "Estamos tratando de levantar banderas rojas ahora para establecer claramente donde la gestión activa de hoy podría proteger las vidas y los medios de vida en el futuro". 

 

El equipo de investigación encontró que el Sistema Acuífero de Arabia, una importante fuente de agua para más de 60 millones de personas, es el que padece la tensión más excesiva en el mundo.

 

El acuífero de la Cuenca del Indo en el noroeste de la India y Pakistán es el segundo más estresado, y la Cuenca del Murzuk-Djado en el norte de África es el tercero. El Valle Central de California, que se utiliza en gran medida para la agricultura y sufre un rápido agotamiento, va un poco mejor, pero todavía se le considera altamente estresado.

 

"Como estamos viendo en California en este momento, confiamos mucho más en las aguas subterráneas durante la sequía", dijo Famiglietti. "Al examinar la sostenibilidad de los recursos hídricos de una región, es absolutamente necesario tener en cuenta esa dependencia".

 

En un documento complementario publicado en la misma revista, los científicos concluyen que el volumen restante total de agua subterránea utilizable del mundo es poco conocido, con estimaciones que a menudo varían ampliamente. El volumen total de agua subterránea es probablemente mucho menor que las estimaciones rudimentarias hechas hace décadas.

 

Al comparar las tasas de pérdida de agua subterránea obtenidas por satélite con los pocos datos sobre la disponibilidad de las aguas subterráneas, los investigadores encontraron grandes discrepancias al proyectar el "tiempo de agotamiento". En el estresado Sistema Acuifero del noroeste del Sahara, por ejemplo, el tiempo de las estimaciones de agotamiento varió entre 10 años y 21.000 años.

 

INCERTIDUMBRE INTOLERABLE

 

"En realidad no sabemos cuánto se almacena en cada uno de estos acuíferos. Las estimaciones de almacenamiento restante podrían variar de décadas a milenios", dijo Richey. "En una sociedad con escasez de agua, ya no podemos tolerar este nivel de incertidumbre, sobre todo porque el agua subterránea está desapareciendo tan rápidamente".

 

El estudio señala que la escasez de agua subterránea ya está dando lugar a un daño ecológico significativo, incluyendo ríos agotados, la disminución de la calidad del agua y el desplome de la tierra.

 

Los acuíferos subterráneos se encuentran normalmente en suelos o capas de rocas más profundas debajo de la superficie de la Tierra. La profundidad y el grosor de muchos grandes acuíferos hacen que sea difícil y costoso perforar o no llegar a la roca madre y entender, donde se encuntran los fondos de humedad. Pero tiene que hacerse, dicen los autores.