"Ataque y catástrofe para el sector", adjetivos del PSOE a la norma del ibérico que hay que echar atrás

Duras críticas del Partido Socialista de Salamanca al proyecto sobre la norma de calidad del ibérico

El Partido Socialista de Salamanca ha mostrado su total desacuerdo con el proyecto sobre la nueva norma de calidad del ibérico a la que califican como "atentado y catástrofe" para el sector industrial y ganadero de la provincia y pide a las admnistraciones locales y regionales que se impliquen para echarla atrás.

Duras críticas del PSOE al nuevo proyecto de modificación de la norma del ibérico a la que califica como "el mayor ataque que se recuerda a una parte fundamental de la economía de Salamanca", dijo el secretario provincial Fernando Pablos. Para el Partido Socialista el principo básico debería ser modificar la norma "sólo si existe consenso. Lo que no se puede hacer es perjudicar a una inmensa mayoría para defender los intereses de una minoría". Un grupo menor que quiso aclarar "curiosamente" pertenece a las provincias por las que son diputados el señor Cañete y la señora Fátima  Báñez. "Esa minoría está proponiendo algo que en nada clarifica al consumidor y no se puede decir que hay un producto de mala calidad que es el que se ha hecho durante años en Salamanca".

 

El PSOE señala que estamos llegando al final de un proceso en el que para dar marcha atrás "hace falta decisión absoluta de las administraciones de Salamanca y de Castilla y León para exigir al Gobierno que la norma se paralice". Informó que el portavoz de Agricultura y Ganadería en el Congreso, Alejandro Alonso, ha solicitado que se retire la reforma propuesta. "La implicación para parar este despropósito tiene que ser al máximo nivel. Hoy mismo Juan Vicente Herrera tiene que dar un puñetazo en la mesa y decirle que no traga con una propuesta que pone en riesgo miles de puestos de trabajo".

 

En la misma línea habló el diputado provincial Antonio Sánchez, que apuntó que la norma castiga en exceso al sector industrial de Guijuelo que es el motor industrial de la provincia. "Pero si la norma es mala para el sector industrial es totalmente salvaje para el ganadero". Además se señala que hay puntos en la norma que son casi imposibles de conseguir como el que señala que ara hacer cerdos de bellota dice la norma que tendría que haber como máximo un cerdo por hectárea. "Eso no lo aguantan ni los grandes latifundios", dijo Sánchez. También quiso añadir que se contribuye a la confusión del consumidor con la nueva denominación de las etiquetas. "Eliminan el recebo, que es un producto que la gente valora, y crean hasta nueve categorías con una tipificación que da pie a confusiones y a interpretar de manera errónea la calidad del producto".

 

El apoyo de la Junta de Andalucía

 

Fernando Pablos fue interpelado por el apoyo de la Junta de Andalucía, gobernada por el PSOE, a la norma. "La norma no se tiene que aprobar en el parlamento andaluz, se aprueba en el parlamento de España. El señor Griñán que defienda sus intereses, a nosotros nos interesa que el Gobierno de Castilla y León, defienda los intereses de nuestra región. Lo meritorio es que el Grupo Socialista haya pedido la retirada de la norma. No es una reflexión exclusiva de los socialistas de esta región", concluyó.