Atacan varios de los retratos de la exposición de Florencio Maíllo en Mogarraz

El propio artista denunciaba anoche en su página de Facebook que el ataque se produjo contra los retratos de Matea y Agustín, piezas de la exposición Retrata2-388. Casi de manera instantánea Florencio Maíllo comenzó a recibir mensajes de apoyo. El mismo autor ha explicado que la agresión se produce por la "intolerancia" de un miembro de la familia de los retratados.

Dos obras de la colección Retrata2-388 de Florencio Maillo en Mogarraz fueron ayer atacadas por un miembro "intolerante" de la familia de las dos personas retratadas. Las piezas aparecieron cubiertas de pintura y el mismo autor lo denunciaba a primera hora de la madrugada en las redes sociales.

 

 

Los retratos afectados son el de la bordadora Matea y su padre Agustín. Desde el primer momento, el artista recibió numerosas muestras de apoyo de los vecinos, incluso algunos de ellos familiares de las personas retratadas, amigos y admiradores de sus pinturas.

 

 

 

 

La exposición fue ampliada el pasado fin de semana. Florencio Maíllo incorporó 18 nuevos retratos y se han reinstalado otros 15 tras la rehabilitación de varios inmuebles, en total se han incorporado 33 retratos que amplían los ya expuestos a más de 600.

 

Lo que comenzó siendo una exposición al aire libre para un tiempo determinado se ha convertido hoy en una verdadera seña de identidad de Mogarraz y en una muestra pictórica en la que cada vez se incorporan nuevas obras, por lo que podría decirse que es una muestra indefinida de Florencio Maíllo.

 

El proyecto artístico Retrata2-388 podría calificarse de no habitual, no es una propuesta al uso. Presenta una visión global, como imagen, del conjunto de los habitantes de Mogarraz del año 1967. El autor retoma en esta obra, más de dos décadas después, la figuración en la pintura que caracterizó sus primeros años de formación. La evidente concesión al lenguaje figurativo deriva del concepto de memoria en el que se fundamenta.